Archivos de etiquetas: clint mansell

‘Réquiem por un sueño’, de Darren Aronofsky: ‘La muerte de las ilusiones’ vs ‘Desmadre lisérgico’

A FAVOR: LA MUERTE DE LAS ILUSIONES

La vida es como una montaña rusa, como esa que adorna una de las primeras secuencias de Réquiem por un sueño. Algunas veces nos eleva hasta las más altas cotas y otras nos obliga a tocar fondo. Estas dos sensaciones, aunque opuestas, coinciden en lo extremo. Crear un retrato psicológico que evoque los intrincados matices del camino al tormentoso fondo de las obsesiones y la adicción, no parece una tarea fácil. Menos aun hacerlo con una película sobre drogadicción tras el éxito de Trainspotting (Danny Boile, 1996).

En el año 2000 Darren Aronofsky nos dejó abrumados, y por qué no decirlo, en una especie de ‘shock’, con Réquiem por un aueño. Pese a su corta carrera cinematográfica, este joven director estadounidense logró, de manera magistral, meternos en el asfixiante mundo de decadencia de cuatro personajes, que hundidos en la soledad y obsesionados con sus sueños, pierden el control de sí mismos. De un lado, plantea el descenso de Sara Goldfarb (Ellen Burstyn), madre de Harry (Jared Leto) cuya añoranza por la familia y la obsesión por participar en su programa de televisión favorito le llevan a perder la razón al hacerse adicta a las pastillas para adelgazar. De otro lado, están Harry, su novia Marion (Jennifer Connelly) y su mejor amigo Tyrone (Marlon Wayans), quienes en busca de sus sueños de riqueza y emprendimiento, terminan hundidos por la adicción a la heroína.

En Réquiem por un sueño, Aronofsky confirma (tras el reconocimiento de su primer largometraje, Pi) su capacidad para escarbar en la psique de los personajes. Pero sobre todo, para remover los sentidos del público. Esta oda a la muerte de los sueños puede gustar o no, pero nadie queda indiferente ante su propuesta. Ver la pupila del ojo dilatándose o a una inigualable Ellen Burstyn desencajada, haciendo chirriar los dientes y aterrorizada por el ataque de su nevera, son imágenes difíciles de olvidar.

Inspirado en la novela homónima de Hubert Selby Jr. (con quien trabajó el guión), en el mundo del rap (y sus videoclips) y acudiendo a recursos creativos propios del trabajo con bajo presupuesto, Aronofsky crea una propuesta sensorial que se desmarca de la narrativa tradicional. Crea una atmósfera aguda (con planos enfrentados e imágenes que impactan por su crudeza), cercana (con los excesos de los primeros planos) y repetitiva (como las adicciones), en la que el poco aire que puede respirar el público huele a angustia. Los veinte minutos finales de esta obra pueden llegar a hacer levantar de la butaca al más tranquilo de los espectadores.

Leer más →

Anuncios

Visionado: ‘Noé’, de Darren Aronofsky. ‘A otros con ese cuento’

cartel-noe-3-197

dos estrellas

Es lo que tiene la Biblia, sobre todo el Antiguo Testamento. Que te lías, te lías, y ya no sabes lo que estás leyendo. Eso si eres una persona normal. Pero es que si además eres Darren Aronofsky, ese cineasta que desgarra cada emoción humana hasta ponerla al límite del trastorno, el resultado de tal lectura puede ser o una bomba de relojería de dimensiones descontroladas,  o el desconcierto más absoluto. O las dos cosas, que es el caso de Noé, una superproducción que se nos ha ido adelantando con cuentagotas milimetradas antes de su estreno, y en la que el realizador estadounidense ha decidido montarse una orgía de géneros, desde la ciencia-ficción hasta el drama telefílmico, a cual más soporífero.

El principal defecto es que desde el principio ya sabíamos que no funcionaría. Convertir la antigua Pangea, cuando los hombres no entendían de civilizaciones y se movían básicamente por instintos nómadas y animales, en una especie de Tierra Media donde hay minerales con poderes mágicos y una estirpe de Vigilantes que parecen primos hermanos de los ents de Peter Jackson y Tolkien, no es el mejor punto de partida para asentarnos en un argumento que descarrila cuando los malos empiezan a matar sin ton ni son o cuando el primer animal que vemos es una especie de ornitorrinco-zorro con escamas.

Leer más →

Píldoras cinetarias: Música para visitar el infierno en ‘Réquiem por un sueño’

Al hilo del próximo estreno (con architamborileadas expectativas) de Cisne negro, dirigida por el apabullante Darren Aronofsky, queremos hacer memoria: es imposible dejar de sentir escalofríos con la escucha de la épica e insuperable banda sonora de la historia de vidas destrozadas que este cineasta estadounidense retrató hace diez años en Réquiem por un sueño, con Ellen Burstyn, Jared Leto y Jennifer Connelly. Como ya hiciera también en Pi, Aronofsky encargó a su amigo el compositor Clint Mansell el corazón musical de la historia, quien sacó a la luz el tema Lux Aeterna.
 
Esta pieza suena a intervalos durante toda la película pero es durante los últimos 20 minutos cuando se despliega toda su fuerza, acompañando de manera contundente a uno de los mejores y más apocalípticos finales del cine contemporáneo. Os dejamos la pieza musical interpretada por el Kronos Quartet, pero sin las últimas escenas de la cinta, por si no la habéis visto. Si así fuera, estamos convencidos de que su escucha no os dejará indiferentes y apuntaréis en vuestra lista de pendientes este crudo retrato de drogas y locura. Y esperamos que Cisne negro la supere, claro.
 
Seguramente a algunos os sonarán de algo estas notas musicales. Tiene una explicación: se ha utilizado posteriormente para numerosos trailers, como la remezcla que se fraguó para el de Las dos torres, segunda parte de El Señor de los Anillos.
El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: