Visionado: ‘Midnight Special’, de Jeff Nichols. ‘Por un instante de magia’

midnight_special-102521122-large

tres estrellas

El cineasta estadounidense Jeff Nichols es de Arkansas, ese estado del sudeste colindante con el Missisippi desde donde ha importado toda la respiración sureña de sus películas. Hace unos años su película Take Shelter se convirtió en un fenómeno de intriga y paranoia que también nos sirvió para descubrir el talento del actor Michael Shannon, que  no es otro que su propio rostro, moldeado para la tortura mental. Ahora director y actor han vuelto a repetir tándem con una innovadora cinta de ciencia-ficción que se asienta en la intriga y en ese mismo circuito independiente que Nichols tampoco dejó de explorar con el drama infantil de humedales Mud.

Con Midnight Special, el cineasta ha querido seguir explorando los fenómenos paranormales que tan solo existían (o no) en la cabeza del protagonista de Take Shelter pero recomponiendo las piezas para navegar por otros géneros. Nos presenta aquí a un niño que viaja con su padre y un amigo huyendo al mismo tiempo de una extraña secta y de las autoridades federales. Que el pequeño Alton es muy especial queda claro desde que nos lo presentan cubierto con una sábana cual E.T. Aquí Spielberg mete las narices de alguna manera, porque sabemos que el niño tiene capacidades, poderes, algo. El gran Rey Midas ya no deja de olisquear por cada fotograma. Eso se va desvelando conforme a la estructura de suspense que rodea a todo el guion, por cierto muy inteligente a la hora de desconcertar al espectador.

Leer más →

Visionado: ‘La memoria del agua’, de Matías Bize. ‘Dolor abismal’

la_memoria_del_agua-242600648-large

cuatro estrellas

La memoria del agua es un drama que tiene mucho de película de suspense. El conflicto se desata en los primeros segundos del metraje, en la desoladora presentación de los personajes, Amanda (Elena Anaya) y Javier (Benjamín Vicuña) a orillas de una piscina. Acaban de perder a su hijo en un fatal accidente. No sabemos muy bien qué ocurrió, pero eso quizás sea lo de menos porque, a partir de entonces, nos vemos atrapados. En la película del chileno Matías Bize (La vida de los peces, En la cama), el espectador se queda con la intriga de saber qué será del sufrimiento que esa pareja comparte, que es único, solo ellos comprenden, y es abismal, les acaba distanciando inevitablemente.

A través de ‘secuencias mirilla’, que permiten asomarnos a las nuevas vidas que inician Amanda y Javier (nunca perdemos la sensación incómoda de estar metiéndonos donde no nos llaman), les vemos sobrevivir a la pérdida de su hijo de maneras completamente antagónicas. Por un lado, surge el deseo de escapar, de volar, de estar lejos de esa otra persona que forma parte de una historia rota por una ausencia. Despiertan las ansias de detener el tiempo en un presente muerto, estéril, porque esa es la única manera en la que se acierta a mantener vivo un recuerdo.

Leer más →

Visionado: ‘Green Room’, de Jeremy Saulnier. ‘Borbotones de sangre punk’

green_room-609579493-large

tres estrellas

Del azul al verde. Así ha trascurrido la carrera del cineasta estadounidense Jeremy Saulnier en tan solo dos años. Cuando Blue Ruin aterrizó en algunas (pocas) pantallas de todo el mundo hace tres años, algunos nos quedamos sorprendidos de reencontrarnos con un espectáculo sangriento de tanta elegancia y absoluta dedicación. Ni Tarantino, ni los hermanos Coen, ni el más recientemente aclamado Nicolas Winding Refn, se habían terminado de tomar del todo el serio los baños visuales de hemoglobina. Todos ellos los habían puesto al servicio de algo más grande: la ironía, el humor, los diálogos, los personajes.

Saulnier dio un paso más allá y en la historia de Blue Ruin nos contó una venganza sobria, desatada y contumaz. Green Room ha venido a confirmar un estilo tan sencillo como eficaz. El drama vengativo-familiar azul de un hombre desahuciado se convierte ahora en la encerrona verde de un grupo punk rock de tres al cuarto, los Aint’s Rights. Cuatro jinetes de una furgoneta destartalada que malviven de lo que les pagan aquí y allá y que dan con sus huesos en un concierto organizado por neonazis en la América profunda. Tras casi liarla con su actuación (una de las grandes maravillas de la película) uno de ellos presencia un crimen por el que todos acaban encerrados en una habitación del local. Ellos y otra testigo frente a unos 50 descerebrados que montan un dispositivo digno de la CIA para salir del atolladero. Nazis contra punks, y empieza el espectáculo.

Leer más →

Visionado: ‘Money Monster’, de Jodie Foster. ‘Una denuncia a medio gas’

money_monster-765138268-large

dos estrellas

Hay películas en las que los personajes parecen seres desvalidos, sin alma y con poca garra. Creaciones que parecen haber sido abandonadas a su suerte en las historias, pues su retrato parece importar poco ante otras cuestiones de mayor altura. Como, por ejemplo, la intención de construir un film con vocación de trascendencia, con la misión irrenunciable y necesaria de denunciarlos males que asolan nuestro mundo ‘civilizado’.

En este sentido, hay mucho de compromiso responsable en Money Monster y un legítimo deseo de su autora, Jodie Foster, de ofrecer una película entretenida al mismo tiempo, pero en el camino se le han quedado unos protagonistas planos, con comportamientos poco coherentes y, muchas veces previsibles, según los dictados de la industria del entretenimiento ‘made in Hollywood’. Por ello, la denuncia y la diversión parecen quedarse a medio camino, sin resuello, aunque la película sea una digna producción que cuenta con algunos momentos de intensa tensión y la buena voluntad de poner en la picota la maraña de intereses y ambiciones que rodean al mundo de las finanzas.

Es en esa tela de araña donde se deja enredar cualquier incauto, analfabeto bursátil, que se juega sus ahorros en la ‘ruleta rusa’ de los mercados financieros. Porque cualquiera, según el film de Foster, puede acabar arruinado como el protagonista: el joven KyleBudwell (espléndido Jack O’Connell). Un muchacho al que se le va la cabeza cuando pierde todo el dinero que tenía ahorrado para su familia por seguir un consejo fallido ofrecido por el programa de televisión MoneyMonster. Invierte en un valor aupado por las expectativas de medios especializados como este: un popular híbrido que mezcla espectáculo, esperpento e información presuntamente útil para los inversores aficionados. Budwell intentará ajustar cuentas y desahogar su frustración secuestrando al equipo del programa presentado por Lee Gates (George Clooney) y dirigido por Patty Fenn (Julia Roberts).

Leer más →

‘American Beauty’, de Sam Mendes: ‘En el fango de la clase media’ vs ‘Con ella llegó el escándalo’

american_beauty-518516554-large

EN EL FANGO DE LA CLASE MEDIA

Cuando Lester Burnham se levanta todos los días para afrontar su anodina existencia, lo primero que hace es masturbarse mientras se ducha. Es lo mejor del día. “A partir de ahí, todo empeora”. Nunca la carta de presentación de un personaje fue tan reveladora, divertida y amarga. Porque así es la vida del personaje que Kevin Spacey inmortalizó para American Beauty y que produjo un raro acontecimiento en Hollywood, al menos desde los tiempos dorados: que una comedia negra se hiciera con los mejores premios de la Academia. Su director, Sam Mendes, uno de los directores teatrales más prestigiosos del mundo, realizó su mejor película en torno a este maduro americano de doble filo: por un lado, impertinente, pervertido, hastiado y de vuelta de todo; y por otro lado, entrañable, maravillosamente sarcástico y valiente.

La familia de clase media de la que forma parte Lester es todo lo que se puede pedir al aclamado sueño americano. Tiene un trabajo, una esposa, una hija y una gran casa en una urbanización. Pero algo falla. No, todo falla. Su mujer (Annette Bening) roza el esperpento de la americana perfecta, su hija adolescente (Thora Birch) básicamente le odia y su trabajo es tan aburrido que solo consigue arrastrarse hasta allí de forma reptiliana. En ese desierto emocional, la visión estimulante de una amiga de su hija (Mena Suvari) mientras baila, despierta en él el deseo de vivir, de pelear por algo que merezca la pena. Una excusa pueril pero muy útil, que hace renacer a un nuevo hombre.

americanbeauty2_crop-1024x525

La narración en off de la película, ese arma del que muchos cineastas se sirven para encubrir guiones agonizantes, se convirtió en el caso de American Beauty en un elemento vital de la película. Sobre todo porque su protagonista nos narra los hechos estando muerto, en un maravilloso guiño al Sunset Boulevard de Billy Wilder. También aquí hay un crepúsculo, no de dioses cinematográficos, sino de vidas aparentemente normales condenadas al naufragio sentimental. En este tablero despuntan también los personajes de la familia vecina a los protagonistas, reflejados como en un espejo invertido: un antiguo militar de métodos nazis (Chris Cooper), su sometida y apagada esposa (Allison Janney), y su hijo (Wes Bentley), un introvertido adolescente amante de la hierba y de la belleza escondida en las pequeñas cosas.

Leer más →

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: