Archivos de etiquetas: cine musical

‘Ha nacido una estrella’, de Bradley Cooper: el dolor de cumplir un sueño

Por Francisca Bravo

Grandes zapatos son los que tuvo que llenar Lady Gaga en la nueva versión de ‘Ha nacido una estrella’. Nombres icónicos de la historia del cine, como Barbra Streissand, Judy Garland y Janet Gaynor, ya habían protagonizado una película con la que ahora Bradley Cooper se estrena como director. La historia también parece que se ha contado en innumerables ocasiones en el cine, en la televisión, en los castillos en el aire: es el relato del sueño americano, de alcanzarlo todo partiendo desde cero, un lema que ha movido a generaciones y generaciones, dentro y fuera del cine. ‘A lucky twist’ y la camarera pasa a ser una gran estrella de la música pop.

Ally (Lady Gaga) es camarera. Pero su sueño es ser cantante. Sin embargo, es un sueño lejano que se limita a viernes por la noche en el bar de ‘drag queens’ donde la dejan ser “una de las chicas”. Ahí explora su innegable talento, con unas cejas pegadas y el pelo pintado de negro. Así es como la encuentra Jackson Maine (Bradley Cooper), un cantante de música country que arrasa entre las masas pero que tiene serios problemas de alcoholismo y tristeza. Se encuentran entre las luces de la noche, entre la música de bares en California y se enamoran. ‘I’m in love with your music, baby’. La carrera de Ally despega al lado de Jack, que la ayuda a hacerse valer en su talento, oculto hasta entonces.

“Creo que eres una cantautora”, le susurra Jackson a Ally al oído la primera noche que se conocen, maravillado por la fuerza que irradia esta mujer de nariz grande a través de su música. La química entre Lady Gaga y Bradley Cooper estalla ante el espectador. Es una mezcla tan potente que hace que se puedan obviar los fallos que tiene ‘A Star is Born’, que llega, en muchas ocasiones, a ser poco creíble. Como cuando ella se sube al escenario y conoce el arreglo entero que se ha hecho de una canción que apenas había tarareado antes en un aparcamiento.

Leer más →

Anuncios

‘Bohemian Rhapsody’, de Bryan Singer: apoteosis musical, biopic naíf

Por Dolores Sarto

Era 13 de julio de 1985. Unas 74.000 almas llenaban el estadio Wembley de Londres, aunque el concierto Live Aid fue seguido en 72 países y obtuvo una audiencia de 1.500 millones de espectadores. Fue “el escenario perfecto para Freddie: el mundo entero” (Bob Geldof, en el libro ‘Freddie Mercury: the definitive biography’).

Un Freddie Mercury, consciente de su enfermedad (al menos, en la película), emerge en el escenario con una vitalidad arrolladora. Ante un público que se pierde en el horizonte y es un océano de energía, catarsis, hambre de estrellas y rock and roll. El planeta queda a los pies del talento descomunal de su graciosa majestad. La interpretación de Queen en Wembley es la apoteosis, el momento cumbre que dará pie, en la película ‘Bohemian Rhapsody’, a que Mercury conecte con su pasado a través de un ‘flash back’ sostenido. Habitado por recuerdos que recorren la trayectoria del músico, su banda y su mito.

Vaya por delante que a ‘Bohemian Rhapsody’, de Bryan Singer, le debemos bastante: la voluntad de recorrer la génesis, vida, obra y milagros de una de las bandas más grandes de la historia. Las ganas de recordar a la leyenda que devoraba los escenarios y al hombre a la deriva que apuraba la vida, enfermo de soledad, hasta la extenuación. Desde un punto de vista epidérmico, sí: “¡Dios Salve a Bohemian Rhapsody!”.

Sin embargo, la película debería ser algo más. Debería funcionar como ficción y en esas latitudes resulta algo decepcionante. En la cara oculta de la película se encuentran todas esas cuestiones que el espectador sospecha que van mal, bajo el brillo de la producción y la genialidad de la banda. Ahí está el personaje llamado Freddie Mercury, quien parece quedarse en su definición, en las coordenadas de una leyenda que todos creemos conocer. La interpretación de Rami Malek impresiona por momentos. Deslumbra cuando Mercury se sube al escenario, en los tiempos que pierde el norte y su soledad provoca desgarro. Pero más allá de los instantes de especial intensidad el actor y el mismo personaje quedan un tanto desdibujados.

Leer más →

Píldoras cinetarias: el sueño cinéfilo-musical del líder de Belle and Sebastian

lllll

Hacía ya diez años que el compositor y cantante escocés Stuart Murdoch tenía en la cabeza contar las dificultades de las mujeres jóvenes que quieren ser cantantes. El líder de la magnífica banda de indi-pop Belle and Sebastian comenzó a esbozar esta historia y la melodía de algunas de sus canciones durante la grabación y gira del álbum Dear Catrastrophe Waitress, y casi once años después ha conseguido que se haga realidad.

La película, escrita y dirigida por Murdoch en formato de musical, cuenta la historia de Eve (la cantante y actriz australiana Emily Browning), una joven que utiliza la música para evadirse de sus problemas emocionales y cotidianos, y toma el nombre de God Help the Girl, una de las canciones que forman parte de su banda sonora y que también se editarán como álbum.

La historia se desarrolla en Glasgow, donde la joven protagonista se encuentra hospitalizada por problemas de inestabilidad mental. Como terapia contra la depresión comienza a componer canciones que le ayudan a mejorar. Por ello, tras recibir el alta, decide seguir adelante con su sueño de ser cantautora. Realizará así un viaje de iniciación donde conocerá a otros dos músicos (Hannah Murray y Olly Alexander) con problemas similares a los suyos y con los que tratará de labrarse un futuro en el difícil mundo e la música. La película se estrenará en España el día 19 de septiembre.

A continuación, el tráiler en inglés con su toque pop y un estupendo sabor de boca. Tras el mismo, el tema I Want the World to Stop de Belle and Sebastian, para los que no tengan el gusto de conocer a la banda liderada por Murdoch.

 

Visionado: ‘Alabama Monroe’, de Felix Van Groeningen. ‘Cuando el círculo se rompe’

cartel-alabama-monroe

cinco estrellas

No resulta fácil aterrizar en Alabama Monroe si acudimos con algo de compostura sentimental. Es una película diseñada para destripar al espectador más escéptico, para traspasar cualquier muro de hielo donde sea que quiera colocarlo. Concebida como un drama en toda regla, se deja conquistar por la alegoría de algo más profundo, más íntimo, delicado y musical, que no se regodea sin embargo en elementos trágicos identificables, sino que conforma un tótem emocional donde ninguna escena significa nada sin la inmediatamente posterior. Ahí reside la magia de su poso mental y el hecho de haberse convertido en uno de los mejores filmes del año.

Nominada como Mejor Película de Habla No Inglesa en la pasada edición de los Oscar, esta producción belga de Felix Van Groeningen cuenta la historia de una atractiva tatuadora, creyente y resolutiva (Elise), y de un tocador de banjo escéptico y bohemio (Didier), quienes se enamoran, forman un grupo musical de bluegrass y tienen una hija que enferma gravemente a los seis años. No parece gran cosa contado así, con tan simples palabras, si no fuera porque nada más empezar nos embarcamos en un carrusel de saltos en el tiempo, desde que se conocen hasta que afrontan la enfermedad de la niña, que provoca que nosotros también nos enamoremos de los tres y junto con ellos nos turnemos entre la risa y el llanto, expulsados de nuestras propias vidas.

Leer más →

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: