Archivos de etiquetas: Ralph Fiennes

Visionado: ‘¡Ave, César!’, de Joel & Ethan Coen. ‘Nostalgia de un Hollywood surrealista’

cartel_Ave_Cesar

cuatro estrellas

¿Cómo se fabricaban los sueños en el Hollywood Dorado? ¿Qué había detrás de aquellas grandes superproducciones que, aún hoy, consiguen sacar al ciudadano medio del blanco y negro de sus vidas cotidianas para escapar en brazos de una saludable fantasía en tecnicolor? Los hermanos Coen nos embarcan en un viaje en el tiempo, con visión panorámica,  para contárnoslo y para regresar a un territorio en el que “nunca hemos llegado a estar”, pero produce mucha nostalgia. La visión de la industria del cine de los años 50 se convierte, en ¡Ave, César! en un espectáculo lleno de  ingenio bien afilado, de ironía y un sentido del humor singular, que no es para todo el mundo ni se deja ver todo el tiempo.

El filme se fija en Eddie Manix (Josh Brolin), un directivo de los grandes estudios que trabaja como “fixer”, un solucionador de problemas de una de las principales productoras de los años 50. En concreto, se ha especializado en cruzadas imposibles, como sacar a las estrellas de verdaderos apuros.  Un buen día, desaparece el actor de moda que protagoniza una carísima superproducción bíblica. Se trata de un actor mujeriego y muy dado a las  juergas (Baird Witlock / George Clooney) que ha caído en manos de una organización llamada El Futuro.  Y comienza entonces la odisea y calvario particular de Mannix.

Leer más →

Anuncios

‘El jardinero fiel’, de Fernando Meirelles: ‘Hasta que la verdad nos una’ vs ‘Exceso de sentimiento’

El_jardinero_fiel

HASTA QUE LA VERDAD NOS UNA

Superar los clásicos no es dejar de amarlos. Reconstuir la imaginería de un cine que siempre contempló algunas cuestiones desde un punto de vista platónico, pero nunca real ni comprometido, es darle un valor añadido a lo que por entonces solo fueron sueños de imperialismo. Si Memorias de África, La reina de África o Cuando ruge la marabunta, por poner algunos ejemplos, propiciaron el instinto colonial de una sociedad que necesitaba zafarse de fantasmas bélicos, con la llegada del nuevo siglo comenzaron a sucederse otras historias cinematográficas más conscientes de la sangre que corre por las venas del mal llamado tercer mundo. Es el caso de esa fiebre que hizo sucederse en taquilla obras maestras como El último Rey de Escocia, Diamante de Sangre, Hotel Rwanda o El jardinero fiel.

dos protas

Esta última, adaptación de la obra maestra de nuestro idolatrado John Le Carré, The Constant Gardener, supuso hace tan solo diez años una convulsión en el impenetrable mundo de las multinacionales farmacéuticas, ya que se inspiró en los ensayos ilegales de fármacos que se realizaron en los años 90 entre sectores de la población de Nigeria. El gran cineasta brasileño Fernando Meirelles fue el encargado de adaptar a la gran pantalla, bajo producción británica, lo que a su vez suponía un mazazo para las políticas de neocolonización de Inglaterra. Un magnífico ejercicio de autocrítica que además se convirtió en una revelación mundial, por la belleza de su trama, su asombrosa fotografía de blancos, azules y ocres en un África casi siempre estereotipada, y su golpe en la mesa contra la barbarie más sutil.

Desde las favelas de la magnífica Ciudad de Dios, Meirelles trasladó sus rugosos y desenfocados planos al continente africano para poner el rostro de Ralph Fiennes a la historia de Justin Quayle, un diplomático inglés destinado en Kenia cuya esposa Tessa, activista de derechos humanos (Rachel Weisz), es asesinada, supuestamente víctima de un crimen pasional. Destrozado por la pérdida y por los celos, despechado y profundamente incapaz de enderezar su sentido de la existencia, el protagonista decide tirar del hilo de una madeja que no encaja con lo que le cuentan, que no sirve para el consuelo y que no cuadra con nada de la magnífica labor que su mujer hizo en vida. Aunque le cueste dejar de ser todo lo que representaba para el mundo civilizado, su pasión de jardinero paciente y aparentemente indolente.

Leer más →

Visionado: ‘El Gran Hotel Budapest’, de Wes Anderson. ‘Una deliciosa rareza’

El-gran-Hotel-Budapest

cuatro estrellas

Wes Anderson parece un cineasta que todavía confía en encontrar un mundo mejor en cada película que imagina. Asomándose a sus zooms rápidos, parece haberlo buscado en todas partes: más allá de un campamento infantil, cuando despunta el primer amor; en la extravagante redención de una familia a la que se ha desdeñado durante toda una vida y hace poco, en otra época, en una Europa inventada (pero muy reconocible) que pierde el equilibrio al borde de la guerra. Esa  mirada optimista que sostiene, con su punto de sarcasmo, esos mundos tan personales y disparatados que surgen de su cabeza pueden fascinar o irritar, pero nunca dejarte frío.

En Gran Hotel Budapest, su última película, el texano se supera a sí mismo. En ella encontramos lo mejor de su cine, pero elevado a la enésima potencia. En esta ocasión, ha construido  una especie de teatro de marionetas para contarnos la vieja historia de un hotel–balneario que vivió tiempos de esplendor allá en los años 30. En estas instalaciones de recreo, Zero (Tony Revolori), un botones ingenuo y a la vez astuto se convertirá en el fiel ‘escudero’ de su director, Gustave H. (Ralph Fiennes), todo un caballero de fina estampa.  Optimista, amable, servicial, el señor Gustave es un amante incondicional de mujeres de avanzada edad. En parte por esta honrosa debilidad, ambos se verán envueltos en un rocambolesco enredo donde entra en juego la herencia de una anciana y el buen nombre de una vetusta familia centroeuropea.

Leer más →

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: