Archivos de etiquetas: Harrison Ford

Visionado: ‘Blade Runner 2049’, de Denis Villeneuve. ‘Un paso transgresor hacia la inmortalidad’

Por Dolores Sarto

Elige un recuerdo, pasea por él. Bucea dentro de sus  límites e intenta encontrar la verdad que se ha ido difuminando con el paso de los años, a lo mejor confundiéndose con otros momentos. Quizás enredándose con alguna anécdota ajena o un disparate imaginado para llenar lagunas mentales. Puede que nuestra memoria construya nuestra historia y pronuncie nuestra identidad. Así lo creía, al menos, la replicante Rachel (Sean Young), la mujer idealizada, la ‘femme fatale’ de Blade Runner (Ridley Scott), quien descubrió que sus recuerdos no le pertenecían. Se los habían implantado para darle humanidad, y aquello la sumió en una tristeza de la que le resultaba difícil  escapar.

La memoria, una vez más, sus confusas fronteras y los recuerdos que configuran una especie de destino vital vuelven a ser la piedra filosofal sobre la que gira Blade Runner 2049.  “Lo que me enamoró del proyecto, mi aportación, se refiere a la idea de memoria ¿Son nuestros recuerdos los que nos hacen humanos?”, se pregunta el cineasta canadiense Denis Villeneuve. Y desde esa esfera existencial parte su visión del filme para  tomar un rumbo extraordinariamente audaz, libre, sin perder el horizonte del mito que supo arraigar en el imaginario de los espectadores de la primera parte. Blade Runner 2049 vuelve a hablar del Hombre, de aquello que le define y de su desconcierto vital, una desazón  que se propaga como un virus de manera democrática en la piel sintética de un replicante (un espejo) o en cualquier tipo de carne y hueso.

Leer más →

Anuncios

Visionado: ‘El despertar de la fuerza’, de J. J. Abrams. ‘Miedo a la libertad de crear’

cartel-star-wars--644x700

tres estrellas

Pocos territorios han sido tan añorados como las galaxias que se originaron en la mente de George Lucas allá por los años 70. Hace 33 años El retorno del Jedi dejó en suspenso la saga Star Wars, y por ello, la promesa cinematográfica de retomar sus aventuras ha hecho correr ríos de tinta y creado muchas expectativas, quizás demasiadas. En especial, después de la trilogía de finales de los 90. Tras aquel manierismo digital y aquellos odiosos ‘midiclorianos’, que daban al traste con la espiritualidad y el misterio que entrañaba la Fuerza, había ganas de más,  de mucho más, de volver a los orígenes.

Ante este dilema, Disney, nueva propietaria de los derechos de la leyenda galáctica (después de abonar la friolera de 4.000 millones de euros) no se la jugó. Decidió encargar una nueva película Star Wars a un director de culto, J.J. Abrams, ‘alma mater’ de la serie Perdidos y eficaz resucitador de leyendas cinematográficas como Star Trek. Es un cineasta experto en crear enigmas dentro de enigmas, que se retuercen con habilidad en las historias, y ese misterio, esa seña de identidad de sus creaciones, es una de las energías que precisamente impulsa la séptima entrega de Star Wars.

La película se vendió como un gran secreto que generaba sus propias preguntas existenciales: ¿de dónde viene Rey, la nueva heroína? ¿qué fue de la princesa Leia y de Han solo? ¿qué ocurrió con Luke Skywalker? Tras hundirse el Imperio, ¿qué es lo que ha sucedido? ¿quiénes son los nuevos héroes?, o lo que es lo mismo, ¿quiénes son nuestros enemigos? El problema es que los acertijos han de estar a la altura de la imaginación de los espectadores y esta película puede resultar decepcionante porque sigue dejando respuestas en el aire y las que da, no llegan a convencer del todo. Sencillamente, porque la película no arriesga gran cosa.

Leer más →

‘El retorno del Jedi’: ‘Catedral cinéfila del entretenimiento’ vs ‘Entre ositos y deshumanización’

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

CATEDRAL CINÉFILA DEL ENTRETENIMIENTO

“Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…” La mente de un visionario llamado George Lucas no pudo “escapar a su destino”. Dicen que el cineasta se vio abocado a inventarse Star Wars a finales de los 70 porque no pudo llevar al cine su adorado cómic, Flash Gordon. Los derechos de autor eran disparatados. Aquel revés en su carrera fue providencial, Lucas aparcó el proyecto y, despechado, tuvo la descabellada idea de montar el sueño perfecto que todos podemos reconocer como territorio propio. Una odisea espacial en la que a cualquiera le encanta perderse, una y otra vez, en un ejercicio de imprescindible escapismo.

La saga de Star Wars es un instante cumbre de la historia del cine entendido como entretenimiento y, en parte, es así porque en ella se ha producido la alquimia perfecta de ingredientes narrativos. Para empezar, parte de una visión apasionada. La que siente su creador hacia el cine y la saga es capaz de poner patas arriba un buen puñado de géneros o iconos cinematográficos populares, sin dejar de rendirles pleitesía. En la trilogía hay mucho de western, hay estética y disciplina nazi, la ciencia ficción más fantástica, la épica de los caballeros y sus nobles valores. Tiene, además, unos personajes ingeniosamente logrados, dibujados a golpe de aventuras, y un romance alegre, sin empalago. Todo ello por no hablar del protagonista más perspicaz: un sentido del humor endiabladamente divertido,  que oscila entre el sarcasmo entrañablemente ingenuo de Han Solo y el brillante tira y afloja de una pareja con mucha química metálica: los droides R2-D2 y C-3PO.

return02

Y además está la ‘Fuerza’ y está el ‘Lado oscuro’. Esa manera fascinante, naif, de explicar el  bien y el mal y sus broncas en la conciencia del hombre. Lucas quería “hacer una película para niños, que pudiera presentarles algo así como una moral simple”, en sus palabras, pero le salió un conflicto más intenso. Una visión dramática y atormentada del asunto que acabó encarnándose en la pulsión destructiva e inevitable entre un padre (Darth Vader) y un hijo (Luke Skywalker). Por lo demás, una impresionante y desmesurada declaración de amor.

Leer más →

Visionado: ‘El poder del dinero’, de Rober Luketic. ‘Cansino espionaje industrial’

el_poder_del_dinero_25911

dos estrellas

El poder del dinero, de Robert Luketic, es una de esas películas preocupantes que muestran el agotamiento de ideas que sufre, en muchas ocasiones, la industria del cine de Hollywood. En esta ocasión, nos acercamos a una de espionaje industrial que cuenta con dos reclamos, dos actores con suficiente poderío como para que caigamos en la trampa y paguemos la entrada de cine con cierto entusiasmo gratuito. Hablamos de Harrison Ford (luciendo una tímida calva de anciano que quiere hacerse respetar) y del magnético e imprescindible Gary Oldman.

La película narra la historia de un joven, Adam Cassidy (Liam Hemsworth), que ambiciona llegar a lo más alto en alguna de las grandes corporaciones tecnológicas que dominan el mercado. Para ello, y presionado por Nicholas Wyatt (Oldman), se presta a realizar labores de espía industrial en una de las firmas más punteras del sector, propiedad de Jock Goddard (Ford). De este modo, Adam alcanza sus sueños más materialistas: reconocimiento profesional, una novia espectacular y un gran tren de vida. Como no podía ser de otra forma, sobre el tablero de este peligroso juego nada es lo que parece, o tal vez sí para muchos espectadores.

Leer más →

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: