Visionado: ‘Los odiosos ocho’, de Quentin Tarantino. ‘Sangre sobre sangre’

Cartel-espanol-Odiosos-nuevo-Tarantino_TINIMA20151214_0513_5

tres estrellas

¿Se puede culpar a un genio de plagiarse a sí mismo? Es evidente que sí, aunque se trate de una crítica que tienda a la inconsistencia. No puede haber nada malo en crear un estilo singular, dotarlo de iconos y señas identificables, de un lenguaje reconocible mundialmente en el que terminamos por aceptar sin reservas que los personajes siempre actúan igual al margen del contexto. Y si hay algo reprochable sea quizás el cansancio que provoca en el receptor. Es algo que sucede en todos los ámbitos del arte y en manos del lector, del oyente o del espectador queda decidir si más de lo mismo es mejor que nada o más de lo mismo es un cartel de ‘cerrado por falta de novedad’. En nuestro caso, con Los odiosos ocho, la postura es clara: es Quentin Tarantino es estado puro pero estancando en sí mismo. Tan reprochable como curioso en cuanto a lo que representa en la carrera del director.

El cineasta ha llegado a ese punto en que ha conseguido elevar el arte del auto-copipega a otra seña de su cine. Lleva más de 20 años explorándose a sí mismo, creando un esperanto de imágenes y situaciones interminables que componen el gamberrismo de sus películas. Reservoir Dogs fue una carta de presentación en toda regla y con su nueva película retoma esos orígenes en su aspecto más salvaje, pero sin la sofisticación y dandismo con que los cubrió en sus mejores películas: en la parsimonia del crimen organizado, en la venganza planetaria, en la lucha contra los nazis o en la ruptura de las cadenas esclavistas.

Los odiosos ocho quiere continuar bajo el envoltorio western de la fabulosa Django desencadenado, pero se quita la ambición para centrarse en un compendio de personajes asalvajados y con muchas heridas de guerra que, lejos de cerrarse, solo piden más sangre sobre sangre. De hecho, deja caer en los diálogos todo el peso de la película. Resucita a los señores de colores de su ópera prima, los viste de cazarrecompensas, forajidos, combatientes y renegados para encerrarlos en un refugio de montaña en el Wyoming posterior a la Guerra de Secesión. Ya no es un local cochambroso como en Reservoir Dogs, pero el objetivo es el mismo: que hablen sin parar hasta que se maten entre ellos.

Hasta ahí todo bien, porque ese encierro despliega la capacidad interpretativa del elenco de actores. Samuel L. Jackson, Kurt Rusell, Tim Roth, Michael Madsen y el adorable Bruce Dern, entre otros, están impresionantes en sus diversos roles, sobresaliendo sin matices en la bacanal de violencia en la que se ven envueltos. Mención especial requiere Jennifer Jason Leigh, casi el único personaje femenino y la más bestia, sádica y vil de todos. Ahí Tarantino está listo y también mantiene su apuesta por las mujeres sin escrúpulos y poderosas de personalidad, una seña de la que decidió prescindir en su western anterior. Pasa que al margen de esta disposición casi teatral, y de la cuadratura circular que hace de la violencia, los ocho no llegan más allá. Divierten, interesan, intrigan, pero al final la comedia negra se acaba comiendo toda la requerida trascendencia.

Otro punto a favor es tener a su lado al grandísimo y octogenario Ennio Morricone. Su partitura para la nueva estampa amoral de Tarantino le ha merecido una nominación al Oscar que suena a nuevo homenaje, incluso casi diez años después de recibir el Premio Honorífico de la Academia de Hollywood y pese a no haber recibido nunca el galardón por ninguna de las decenas de películas a las que ha puesto su inconfundible sello. Con este ingrediente, la película termina de ganarse su aprobado, aunque no a lo grande, no con esa inapelable sentencia con que lo hicimos en sus dos obras anteriores. No a sus pies sino de frente, a la expectativa de que su ruta por el western, si finalmente se confirma, no permanezca en un autoplagio atrincherado y temeroso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: