Visionado: ‘Big Eyes’, de Tim Burton. ‘Presbicia desde lejos’

Cartel-de-Big-eyes

tres estrellas

Big Eyes tiene una historia real muy potente como telón de fondo. La historia de un vampiro contemporáneo con pretensiones artísticas, que anula la vida de su mujer al suplantar su talento. El vampiro es Walter Keane, un aspirante a pintor que alcanzó en los años 50 y 60 la cima de su carrera al consagrarse ante el gran público como un autor original, que inició una extraña y enigmática colección de retratos de niños con la mirada desmesurada. Fue un ídolo pop con los pies de barro. Un embustero con mucho encanto y un don para el marketing.

Hay quien dice que Big Eyes es la película con la mirada más humana de Tim Burton desde los tiempos de Ed Wood. Nada más lejos de la verdad. A través del esperpento tragicómico, serie B, de las peripecias del ‘peor director de la historia de cine’, Burton cazaba, de forma magistral, la esencia de su personaje. Y de ahí, se lanzaba al retrato de las luces y las sombras del ser humano. Y todo ello con los mimbres de un tipo completamente estrafalario. Margaret y Walter Keane, más predecibles, se quedan en los alrededores. En la caricatura que no acierta a  definirse en una humanidad reconocible, en la que podamos entrever o sospechar al prójimo e incluso a nosotros mismos.

Detrás de Big Eyes se esconde un Tim Burton menos conocido, pero que siempre se ha dejado adivinar en todas sus películas. Nos referimos al director con oficio, que deja de lado al autor con personalidad arrolladora para centrarse en la narración más o menos clásica de una historia. Y tanta contención resulta algo desconcertante. A Burton lo identificamos como un realizador que siempre ha tenido duende, con alma de cuenta cuentos y una habilidad para narrar terroríficas historias que no lo resultan en absoluto, por su manera inteligente de distanciarse del miedo. En buena medida, gracias a esa fantástica forma que tiene de recrearse en el aspecto mágico, anecdótico y bizarro de las historias que se ha traído entre manos.

En esta película con vocación de biopic, la historia de terror se desmorona al buscarse la empatía del espectador y ganarla tanto para el ‘villano’ como para la víctima. Para la excentricidad sobreactuada de Walter Keane (nunca ha resultado Christoph Waltz tan repetitivo y errático como en esta cinta) y para la pasividad turbadora de su mujer (buena Amy Adams). Y esta incomprensible ecuanimidad que podría haber ‘fabricado’ un producto extraordinariamente original, sobre todo, conociendo los antecedentes de Burton, pierde el norte hasta el punto de no entenderse del todo qué demonios se nos está contando. Big Eyes no tiene fuerza, le falta pasión, a Burton le falta ese enamoramiento que siente habitualmente por la película que está creando y que no se molesta en disimular al ponerse detrás de la cámara.

Lo mejor de la película es que sabe reírse del mundo del arte, la egolatría y los aspectos más ridículos que rodean a la vanidad humana. Resulta refrescante encontrar una visión sin complejos ni reverencias sobre la capacidad que tiene el ser humano contemporáneo de encumbrar y destruir a sus dioses humanos. En cuanto a lo peor, sin duda, el retrato de la protagonista. En la artista que calla y aguanta, que se esconde dominada por una forma retorcida de maltrato psicológico, hay mucho patetismo. Tanto patetismo que resulta inexplicable que pase de forma tan discreta por la gran pantalla. Definitivamente, la mirada de Burton, en este caso, no ha sabido ‘asomarse al alma’ del matrimonio Keane.  No ha resultado lo indiscreto que nos hubiera gustado al adentrarse en el territorio de lo real, ni lo suficientemente audaz como para haberse dejado llevar por su instinto creativo. Quién sabe lo que hubiera podido ocurrir si el autor original y estrambótico se hubiera apoderado del material para reinventar este ‘cuento’ real como ha de ser, superando a la ficción.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: