Visionado: ‘Escobar: paraíso perdido’, de Andrea Di Stefano. ‘Ni rastro de su sombra’

escobar-paraiso-perdido-cartel-1

dos estrellas

Estamos ante una película que desconcierta de cabo a rabo. Escobar: paraíso perdido no es un biopic al uso del popular capo de narcotraficantes. Ni tampoco una película que recoge, con visos de verosimilitud, algún capítulo de las andanzas de este personaje llamado Pablo Escobar. Más bien pone en primer plano una historia de amor protagonizada entre la sobrina del líder del Cartel de Medellín, María, y Nick, un canadiense surfista, de costumbres hippies, que encuentra en la costa colombiana el paraíso (¿el del título?) en la tierra. Aunque tampoco es una película romántica al uso.

Se trata de un film errante, que va dando tumbos sin encontrar la coherencia dramática. Comienza contando la historia de un flechazo, se recrea después en el amor idílico que origina para, entre otras cosas, presentarnos a Escobar y sus circunstancias. Más tarde, acaba dando un golpe de guión brusco, que le permite convertirse en un thriller con principios.  Y en una historia de terror donde un Dr. Jekyll, un tío con un formidable instinto paternal que, bueno, trapichea con drogas, pero reparte alguna que otra riqueza entre los pobres, se convierte en Mr. Hyde. Un psicópata desalmado con una insaciable sed de violencia. Así, sin venir a cuento. Sin contarte la paradoja. Sin una progresión argumental que lo haga creíble o dé la más leve pista que nos revele la verdadera naturaleza del personaje. Salvo la prensa que le precede y los conocimientos que cada cual haya podido atesorar, a lo largo de su vida, sobre el narcotraficante.

Llega a parecer que Pablo Escobar es para Andrea Di Stefano, el director y guionista de la película, otro producto de merchandising pop, tan del gusto de las ficciones contemporáneas donde célebres personajes históricos se pasean por las tramas de libros y películas sin orden ni concierto, forzados por unos argumentos pobres. Otra cuestión es el ritmo. Pesado, insufrible. En la película parece que suceden cosas, que los personajes sufren cierta evolución, pero es algo que se nos cuenta y no se siente realmente. Al espectador le invade una sensación de pesadilla en la que no logra avanzar hacia ninguna parte, por más que corre hacia un desenlace.

A favor, la película cuenta con el trabajo esforzado de Josh Hutcherson, un actor solvente y con la suficiente astucia como para destacar en una película mediocre, además de la interpretación buena, arrolladora, aunque menos entregada que en otras cintas, del inmenso Benicio del Toro. Un actor que tira de carisma personal para salvar la producción.

Uno de los entretenimientos inesperados que ofrece la película consiste en cazar al vuelo algunas perlas del guion. Frases escritas para permanecer en la memoria, pero a fuerza de instalarse en el más puro disparate. Aquí va un ejemplo: “Voy a echarle un ojo a Dios. Voy a mandar construir un telescopio muy grande que apunte directamente al cielo”, le cuenta de manera amenazadora Escobar a un sacerdote que le despide a las puertas de la prisión. Arrestos no le faltaban, ni tampoco razones para sentir al creador como un semejante, pues por aquel entonces el narco andaba algo endiosado. Al fin y al cabo, como comentaba Gabriel García Márquez en Noticia de un secuestro: “En la cumbre del esplendor de Pablo Escobar se erigieron altares con su retrato y les pusieron veladoras en las comunas de Medellín. Llegó a creerse que hacía milagros. Ningún colombiano en toda la historia había tenido y ejercido un talento como el suyo para condicionar la opinión pública. Ningún otro tuvo mayor poder de corrupción”. Aquel fue el hombre, “invisible e improbable”, amado por los pobres, sanguinario asesino, que pasó a la historia y a los recuerdos de sus compatriotas. Pura paradoja. Material de primera para lo que podría haber sido una buena película. Aunque ni rastro de su sombra en la película de Di Stefano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: