Visionado: ‘Mandela. Del mito al hombre’, de Justin Chadwick. ‘Estrecho biopic para un gran hombre’

mandela_25913

tres estrellas

Fue probablemente una de las figuras políticas y humanamente más admirables del siglo XX. Un líder, una suerte de mesías moderno para un continente castigado por las consecuencias del ambiguo y cruel colonialismo de Occidente, un hombre hecho a sí mismo a base de muchos sacrificios personales y sufrimiento, castigado injustamente y elevado después a lo más alto por los mismos que casi propiciaron su muerte en vida. Por ello, siempre partiremos del hecho de que Nelson Mandela, incluso después de muerto, será más grande que cualquier libro, película o ensayo que se realice sobre su biografía.

Sin embargo, y al igual que ha sucedido con otras grandes figuras de nuestra más reciente historia, como Mahatma Gandhi o Martin Luther King, son pocos los complejos de aquellos productores cinematográficos que ven el filón de la taquilla mundial cuando todavía resuena el último suspiro de quien también demuestra ser mortal. Y aunque en el caso de Mandela. Del mito al hombre se trata de una producción británica y sudafricana, muy lejos del gafe de Hollywood con todos aquellos biopics que traspasan sus fronteras, la película no deja de ser una antología de buenas intenciones donde apenas se reconoce a Madiba debido a la carencia de todos esos matices y detalles que enriquecieron su legado político y su construcción humana como líder masivo y mensajero de la tolerancia, el pacifismo y la libertad.

El filme está elaborado con un tecnicismo en dirección y fotografía que parece extraído de un taller de perfeccionamiento artístico, hasta resultar demasiado correcto, siendo en este caso la corrección una desventaja para una existencia tan turbulenta como la del líder sudafricano, desde el inicio de su militancia en el Congreso Nacional Africano y su ingreso en prisión, hasta los difíciles años que pasó entre rejas y que fueron los que realmente sentaron las bases del mito, un hecho que durante el metraje se limita a silencios y anécdotas carcelarias.  Precisamente, este fallo es el que hace tan incomprensible como incoherente la parte final, la más política de su extendidísima duración, la de la caída del Apartheid, la cuerda floja de dos sociedades divididas y los fantasmas últimos de Mandela.

Cada una de estas piezas argumentales hubiera merecido una película más caótica, más sucia, más pringada de humanidad y crueldad, y menos sujeta a esa sospechosa etiqueta de “autobiografía”, que viene a ser lo mismo que “biografía autorizada”, y que hace que la versión cinematográfica de muchas grandes personas siempre resulte peor (o más engañosa) que la real o imaginada. Claro, no resulta tan evidente cuando ahí están Idris Elba y Naomie Harris empapando de calidad cada fotograma. Él, el gran Stringer Bell de la serie The Wire intimidando al espectador con una poderosa presencia que confiamos en que siga explotando. Y ella, la exótica Calipso de la saga Piratas del Caribe, dando fuerza a un rol bien hallado por el desconocimiento mayoritario que hay sobre la deriva extremista de Winnie, la segunda esposa de Mandela.

Y pese a que por partes la película resulta interesante y decidimos salvarla de la quema por su entregado homenaje a un gran hombre, no podemos dejar de ver en ella un simple biopic nivel usuario, para contentar a quienes tan solo deseen hacerse una ligera idea de lo que supuso el paso de Nelson Mandela por este planeta. También reconocemos la belleza y generosidad de quienes han querido que su último mensaje como el primer presidente elegido democráticamente en Sudáfrica quede de alguna manera implantado en los recuerdos de las generaciones de este siglo. Que al menos sepamos que existió, que sufrió para transformar el mundo y que renunció a sí mismo para ser un poco de todos nosotros. Que sirva también esta crítica como nuestro particular homenaje.

A continuación el tráiler de la película y posteriormente el magnífico discurso que ofreció Nelson Mandela cuando recibió el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional en 1992:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: