En plano fijo: mimos a una niña endemoniada

Una jovencísima Linda Blair tuvo la buena o mala suerte de convertirse en un icono del terror cuando encarnó a la torturada y poseída Regan en El Exorcista (1973). Su rostro endemoniado forma parte ya de muchas pesadillas generacionales, una etiqueta demasiado salvaje para tan sólo una niña. 

Se trata de una circunstancia que su director, William Friedkin, no olvidó durante el rodaje, regalando a la joven un instante de mimo y cariño que así quedo reflejado:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: