Atado en corto: ‘La cabina’, de Antonio Mercero. ‘La gran media hora kafkiana del cine español’

 
A principio de la década de los 70 del siglo pasado un grupo de cineastas y guionistas españoles, decididos a que el país comenzara a ocupar un lugar digno en el cine de terror, planeó un ciclo de mediometrajes que se llamaría 13 pasos por lo insólito. Eran Antonio Mercero, Horacio Valcárcel y José Luis Garci. Nunca consiguió llevarse a cabo. Lo impidieron la falta de apoyo financiero y la convulsa situación de España, que afectaría a todos los niveles de la sociedad y por tanto de la cultura.
 
Pero Mercero se aferró al éxito que había conseguido con la serie Crónicas de un pueblo para persuadir a TVE de que le financiara media hora de un guión que ya tenía escrito junto con Garci y Juan José Plans. Era La cabina. Finalmente recibió luz verde, y tras algunos retoques censores del todo absurdos (coletazos agónicos de un sistema caduco), iniciaron el rodaje con un espléndido José Luis López Vázquez casi como único protagonista, que se enamoró de la historia nada más leerla.
 
En la madrileña y ya casi emblemática Plaza de Arapiles de Madrid arrancó así la historia de un señor de lo más normal que se queda encerrado en una cabina telefónica de esas que ya no existen en España, es decir, en forma de habitáculo con cristales. De la incredulidad del principio por lo cómico de la situación, el protagonista pasa posteriormente a la incomprensión y al pánico, mientras contempla, cada vez más aterrado, la indiferencia de la gente. Media hora de terror kafkiano que se concentra en la asombrosa interpretación de López Vázquez. De hecho, muchos años después, el simbolismo de este mediometraje sería reutilizado para una de las campañas de publicidad más famosas de España.
 
Como ya comentamos en su momento cuando declaramos nuestra admiración por Chico Ibáñez Serrador en ¿Quién puede matar a un niño? o por Luis Buñuel en Viridiana, resulta sorprendente volver a disfrutar de La cabina más de cuarenta años después. Es igual de claustrofóbica y terrorífica. Está perfectamente diseñada para provocar el pánico más escalofriante y mantiene un toque de surrealismo muy sutil. Y si mencionándola aquí podemos además recordar con orgullo a los desaparecidos Mercero y López Vázquez, no hacen falta más argumentos para volver a disfrutarla: 

 

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: