Píldoras cinetarias: ‘Fear and Desire’, el eslabón perdido de la obra de Kubrick

Hace algún tiempo saltó la noticia de que en un laboratorio cinematográfico de Puerto Rico permanecía olvidada una joya del Séptimo Arte. Allí se encontraban los negativos del primer largometraje de Stanley Kubrick, Fear and Desire (1953), que han sido restaurados. Gracias a ello, esta última semana se está anunciando que, en 2013, la película podrá comercializarse entre el gran público. 
Hasta el momento, sólo se conocían dos copias de baja calidad de la película. Eran el único vestigio de una obra de la que Kubrick se sintió avergonzado. El cineasta, eternamente insatisfecho y perfeccionista … y quizás demasiado consciente del legado inmortal que podría suponer su obra, destruyó todas las copias existentes de la película.  No quiso dejar rastro de una cinta que, curiosamente y en general, fue admirada en su época. La fuerza y la fascinación de las imágenes reunidas en su metraje causaron una viva impresión entre críticos destacados como el del New York Times quién llegó a afirmar lo siguiente: “Ha captado de una manera artística destellos de las grotescas actitudes respecto a la muerte, la ferocidad de los hombres hambrientos y su bestialidad…”.
Y es que Fear and Desire es una metáfora arrastrada por el campo de batalla. Narra la historia de cuatro soldados, inmersos en una guerra desconocida, que tras un accidente de avión se quedan en una posición compleja: detrás de las líneas enemigas. Iniciarán una expedición para ponerse en una situación más ventajosa. Durante el trayecto, conocerán a una mujer que acabará siendo ardientemente deseada y después asesinada por uno de los soldados, en una de las escenas más célebres de todo el filme. Tras el impacto de la secuencia, el destacamento continúa su viaje y sólo se detendrá cuando se dé de bruces con un general y unos soldados enemigos. Cuando los contendientes queden frente a frente descubrirán algo que les dejará completamente desconcertados.
Kubrick se entregó en cuerpo y alma a la creación de esta película. Apenas contaba con un presupuesto exiguo de 50.000 dólares, que fue apoyado económicamente por un tío suyo, empresario de Los Ángeles. De ahí que en el equipo de rodaje sólo hubiera 14 personas y a  cargo del genio quedaran la producción, la dirección, la fotografía y el montaje. Una vez terminada, Kubrick trabajó duro para lograr su exhibición comercial. Todo aquel empuje de su juventud se vería sarcásticamente burlado años después, cuando el cineasta confesara que aquella película tan sólo fue un “balbuceante ejercicio de aficionado”.
Recuperar esta cinta puede ser una oportunidad para intentar resolver algún que otro enigma. Era su primer largometraje y los errores que pudiera contener resultaban fácilmente disculpables. ¿Por que ensañarse entonces con ella?, ¿por qué querría olvidarla y desterrarla de la memoria de los espectadores de todos los tiempos?…  Pero también, ¿por qué deberíamos recuperarla y llevarle la contraria a su autor?
Os dejamos con las imágenes que circulan de la película en la red. Son hipnóticas, extrañas y en ellas se pueden encontrar algunas de las constantes vitales de su obra. La atmósfera de pesadilla, la claustrofobia que produce la violencia velada, el dolor y la angustia fronteriza… Sin duda, están algunas de sus benditas señas de identidad.
 
 

Anuncios

2 comentarios

  1. He oido decir que es interesante aunque un poco pretenciosa. Aunque Kubrick me parezca un director sobrevalorado, algunas de sus películas son obras maestras indiscutibles, e intentaré ver esta cuando salga a la luz.En cuanto al debate que planteas, yo creo que si que tiene que ver la luz. Las primeras obras, aunque pocas veces son perfectas, casi siempre tienen interes.Un saludo

    Me gusta

  2. Pues así es, León. Lo malo es que con Kubrick pocas veces sabemos en realidad valorar lo que tenemos delante, y muchas veces da la sensación de que interpretamos más de lo que el propio cineasta quiso mostrar. También pasa con Buñuel, por ejemplo. Por eso a veces pensamos que las cosas deben quedarse como están. Pero al final da igual, porque al fin y al cabo, nosotros también hemos hablado de ella, ¿no? jeje.Gracias por tu comentario y un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: