Visionado: ‘El dictador’, de Larry Charles. ‘La carcajada inconsciente’

 
tres estrellas
 
Es bueno partir del hecho de que no hay límites para el humor. Que todo es comediable, satirizable y parodiable. Además, desde tiempos inmemoriales, el burlarse de lo intocable ha sido una forma de exorcizar los peores males de la sociedad. Por eso, nos congratulamos del buen rato que pasamos viendo El dictador, la nueva película del tándem formado por el cineasta Larry Charles y el actor, humorista y escritor Sacha Baron Cohen, gurús de una nueva forma de abrir la caja de las carcajadas despiadadas, las que no tienen temas tabúes, y afrontan, a lo gamberro, a lo salvaje, todo lo que se les pone por delante.
 
En esta ocasión, y tras los papeles, algo menos conseguidos, de Borat y Brüno, el actor británico encarna al General Almirante Haffaz Aladeen, el dictador de una ficticia dictadura de Wadiya (trasunto de cualquier autocracia árabe), despiadado, cruel, genocida y absolutamente repugnante, que se ve obligado a viajar a viajar a Nueva York para ofrecer un discurso ante las Naciones Unidas, donde sufrirá un percance de desastrosas o esperanzadoras (según se mire) consecuencias. Desde la breve introducción biográfica del dictador, hasta su cruce del charco, la carrera de obstáculos es una sucesión de gags a cual más bestia sobre la homosexualidad, el machismo, el terrorismo, los genocidios, los crímenes, el sexo, los derechos humanos o la xenofobia, que se multiplican a ritmo vertiginoso una vez la acción transcurre en los Estados Unidos.
 
Precisamente ése es el truco de la risa continua del espectador. La concatenación de ofensas y barbaridades es tan rápida que al asombrado respetable no le da tiempo ni a tener noción clara de lo que se está riendo. De pensarlo, muchos se guardarían mucho de burlarse de determinados temas. Pero ahí está el juego, y si entras, y rompes junto con el dictador apayasado todos los tabúes, el disfrute está asegurado, sobre todo cuando el guion se construye sin moral, sin conclusiones claras y le da en las narices a todo el mundo: orientales, occidentales, ecologistas, economistas y salvapatrias. A lo mejor cierta escatología no va acorde con un humor que consideramos inteligente y no apto para adolescentes (Ali G ya no anda suelto, afortunadamente), pero lo cierto es que es de agradecer, para los que consideramos que el humor no entiende de semáforos en rojo, que haya películas valientes como ésta, que siguen la estela de otras recientes como Four Lions o Los hombres que miraban fijamente a las cabras, donde el surrealismo y la parodia no es solo cosa de Occidente.
 
Tenemos que destacar también que pese a que las interpretaciones tampoco son especialmente reseñables y a que la trama se desinfla un poco en un atolondrado final, es un lujo encontrarse de nuevo a Sir Ben Kingsley compartiendo plano con Baron Cohen (acordémonos de La invención de Hugo), a la guapísima Megan Fox y al soberbio Edward Norton haciendo de sí mismos (o burlándose de ellos mismos, más bien), y a un John C. Reilly tan breve como hilarante. Mención especial para esa Plaza de España de Sevilla engalanada como palacio imperial del dictador, y para la banda sonora procedente también del clan Cohen, autoría de Erran Baron. 
 
Incongruencias hay unas cuantas, y desde luego a Sacha le queda mucho para llegar a ser, si ésa es su intención, el Peter Sellers del siglo XXI, pero está logrando que las ofensas sean menos ofensas cuando salen de su boca, de sus manos, de su trasero o de sus genitales. No es fácil reírse del mundo cuando el mundo es una mierda. Hay que saber aturullar al espectador, como un ejercicio de hipnosis, pero al revés. No dejar que se relaje, y estimularle la risa con los temas menos susceptibles de humor que puedan imaginarse. Y el que consigue provocar la carcajada inconsciente en esa misión, es algo más que un simple comediante o un payaso.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: