Homenaje: Peter O’Toole. ‘El adiós de un genio torturado’

“Queridos todos, me ha llegado la hora de tirar la toalla. Me retiro del cine y del teatro. Me he quedado sin aliento, y no volverá”. Agotado por la vida y con la certeza de saberse viejo, se despedía hace poco, a través de un comunicado distribuido por la prensa, uno de los grandes, Peter O’Toole. El actor irlandés, de 79 años, no quiso disimular la tristeza de sus palabras, tampoco la rabia que se adivina ante una decisión que, probablemente, ha tenido que adoptar a regañadientes. Lo que se deja entrever, a través de su despedida, es que ‘el aliento’ que le falta le empuja a desaparecer de la escena, cuando su espíritu sigue aventurero y con ganas de emprender nuevos personajes.   
Y es que siempre fue así: rebelde, genial, caótico, carismático, provocador, pura furia y puro talento. 


El actor fue criado en las tablas del Old Vic Company, de Bristol, y en el Shakespeare Theatre, de Stratford upon Avon, donde comenzó a labrarse la fama hasta que dos personajes emblemáticos del teatro shakesperiano, el  del príncipe Hamlet y Edgardo de El Rey Lear, comenzaron a forjar su leyenda. Sin haber tenido el placer de disfrutarle en el teatro, el común de los mortales, podrá recordarle como Lawrence de Arabia. La fuerza artística de Peter O´Toole tiene su máximo exponente en su interpretación del coronel T.W. Lawrence (David Lean, 1962), una leyenda de la que O’Toole se enamoró perdidamente. Junto a él pudimos recorrer toda la fabulosa ‘orografía’ del personaje: todos los claroscuros, todas las contradicciones, todas las virtudes y debilidades de una de las figuras más enigmáticas y fascinantes de la Historia.
 
 
Gracias a la fama y el prestigio que logró por Lawrence de Arabia, pudo encarnar a a Enrique II en Becket o el honor de dios (Peter Glenville, 1964) donde su trabajo excesivo, manierista, pero brillante, confirmó que era un actor de los que dejaban huella. Compartió escenas, amistad y borracheras, durante el rodaje, con otro gran actor, el galés Richard Burton. Años después, O’Toole repitió personaje, pero esta vez para darle réplica a otro monstruo de la interpretación. Hablamos de Katherine Hepburn y la película a la que nos referimos es El león en el invierno (Anthony Harvey, 1968).  Pocos duelos interpretativos alcanzaron un nivel de alto voltaje como el que mantienen Enrique II y su esposa, la repudiada y encarcelada Leonor de Aquitania.  La película se basa en las batallas dialécticas, que van del amor al odio, que entablan los dos componentes del matrimonio. La astucia de los dos contendientes, la retorcida manipulación emocional de los hijos de la pareja, y la fabulosa verosimilitud de las peleas, nos brindaron un grandioso espectáculo. Tiempo después supimos, gracias a una entrevista que Terenci Moix realizó en su momento a Peter O’Toole, que ambos intérpretes mantenían viva la atmósfera de ‘mal rollo’ (eso sí, bien humorado) hablándose a gritos fuera del rodaje.
 
 
Con mucho sentido del humor precisamente abordó, años antes, una comedia de la que guardamos muy buen recuerdo. Se trata de un ‘jolgorio surrealista’ que órbita entre la estética pop y el ‘amanecer sexual’ de los 60. Su nombre, ¿Qué tal Pussycat? (1965, Clive Donner). Con Peter Sellers y Woody Allen como maestros de ceremonias, esta disparatada película, con una anécdota por hilo argumental, contaba con O´Toole como protagonista. Encarnaba a un seductor irremediable que, incapaz de ser fiel a su novia, huye y cae sistemáticamente en los brazos de bellezones como  Ursula Andress.
En los 70, Peter O’Toole vio cómo se esfumaban algunos de sus proyectos más anhelados, como interpretar al Rey Lear en la gran pantalla. Se atrevió, además, con un D. Quijote musical, una gesta imposible que compartió con la Loren, en El hombre de la Mancha (1972, Arthur Hiller) y se dio, con mayor brío, a la bebida. Tuvo, sin embargo, en el teatro un refugio donde superar sus fracasos cinematográficos y sus crisis vitales. Por aquel entonces, crió su mala fama de actor complejo y autodestructivo, mientras participaba en algunas cintas menores. 
En Profesión: el especialista (Richard Rush, 1979), filme donde encarnó a un especialista cinematográfico, recuperó su buen tono y ofreció un abanico de recursos interpretativos de primer orden y en Mi año favorito (Richard Benjamin, 1982), se puso las mallas de Errol Flynn para interpretar a un actor borrachín y en decadencia, vieja estrella de las películas de caballeros, que se refugia en las producciones televisivas en la última época de su carrera.
Pero aún le quedarían muchos más títulos para sorprendernos. Por ejemplo, fue el occidental tutor de un caprichoso y asombrado Puyi, El último emperador (Bernardo Bertolucci, 1987) y en Venus (Roger Mitchell, 2006) volvió a demostrar que la interpretación era, sencillamente, su gran pasión.
O’Toole se aleja de la escena y nos gustaría que comprendiera que puede descansar tranquilo, sintiéndose orgulloso, pues ha sido capaz de asombrar al mundo gracias a su trabajo, a sus otras vidas. En especial, gracias a ese personaje entusiasta, torturado, inteligente, violento, con la mirada transparente, a la luz del desierto… Gracias a Al Lawrence, el hombre para el que nada estaba escrito.


El trailer que viene a continuación, nos recuerda su magistral interpretación como Lawrence de Arabia.
 

 

 

También os dejamos con uno de sus monólogos más célebres. Pertenece a la película El león en el invierno.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: