Visionado: ‘Shame’, de Steve McQueen. ‘La obsesión es el refugio’

cuatro estrellas
 
Shame es un retrato descarnado sobre la soledad del ser humano. Doloroso y amargo, como aquel Último Tango en París que Bertolucci se empeñó que bailáramos junto a Brando, sintiéndonos con ello trágicos e incómodos. Pocas películas producen tanto vértigo como Shame y son capaces de sobreponerse al reclamo anecdótico de su argumento para espiar las zonas ocultas y desamparadas del alma humana. Tampoco hay muchos guionistas tan valientes (Steve Mc Queen / Abi Morgan) como para partir de un tema tabú, por excelencia, la adicción al sexo y con ello hablar de muchas otras cosas. El talento de esta película, además, radica en que sabe comprender el universo de las obsesiones y su condición de refugio ante verdades que han de ser olvidadas.
En fin… Shame es un filme poliédrico que reúne muchas virtudes: el arrojo, la curiosidad y la empatía. Una alquimia perfecta calculada por un director británico casi desconocido, Steve McQueen (dos películas en su haber), pero con un inmenso talento.
En Shame, Brandon Sullivan (Michael Fassbender) es un ejecutivo de éxito, un hombre apuesto, encantador, que vive al margen de sus semejantes. Ha construido a su alrededor un universo en el que se siente cómodo, tras una fortaleza hermética donde disfruta del sexo furtivo, pornográfico, online, voyeur, prostibulario, orgiástico, onanista… Un muro con robustos contrafuertes que le permiten abandonarse a una existencia previsible, bajo control, pues forma parte del plan rehuir de las emociones y evitar cualquier compromiso o atisbo de felicidad, siempre traicionera. Una visita incómoda arruinará esa aparente calma. Sissy (Carey Mulligan), su extrovertida e inestable hermana, le hará perder el equilibrio al recordarle, con su mera compañía, quién es él y, sobre todo, el infierno del que ambos proceden.
Shame es la película donde, al fin, confirmamos nuestras sospechas. Michael Fassbender es un actor honesto. Cada gesto nervioso o ansioso, cada sonrisa seductora, cada paso en falso y cada poro de su piel desnuda transmiten una enorme franqueza. Fassbender logra una comunión perfecta con su personaje. Y es una sensación real, pero también un acontecimiento casi milagroso que se produce cada vez que se pone ante las cámaras con la excusa de trabajar, ya sea en una película comercial o de autor. (Estupenda versatilidad del actor). El trabajo de Fassbender es mucho más que un método o una intuición; es como si tuviera una facilidad infantil para comprender o imaginar al ser humano, con sus grandezas y sus debilidades… y acertara al descifrarlos. Al menos nos convence… o nos embruja.
No quisiéramos finalizar estas líneas sin hacer mención a la secuencia más desconcertante de la película, una que nos ha dejado huella. Es de aquellas que te atrapan para ser recordadas una y otra vez, como un disco rayado atragantado en el pensamiento. Carey Mullingan interpreta, en un local muy cool de la Gran Manzana, New York, New York ante su hermano y el jefe de éste. Tan sólo es un tema muy conocido y una mujer cantando, con piano al fondo, pero suenan muchas cosas. Entre ellas, un llanto apagado, casi agonizante. El de una criatura que comprendió demasiadas cosas, demasiado joven, y aceptó su destino.
En el trailer podréis disfrutar, en parte, de la maravillosa banda sonora de la película, obra de Harry Escott.
Anuncios

5 comentarios

  1. ¡Cielo santo! Una cosa es tener la sana virtud de la obsesión sexual, que dios cuide muchos años; y otra muy distinta es ser un puto enfermo como Brandon Sullivan.A mí lo que más me gusta de esta película (si no incluimos la chati del vagón del metro) es la secuencia con el jefe y la del Audi, que (junto con un par de escenas de Pagafantas, Woody Allen, y Como agua para chocolate) debería ser de estudio obligatorio en Educación para la Ciudadanía o lo que saquen ahora.

    Me gusta

  2. Es lo bueno que tiene la película. Tiene apenas 99 minutos y está llena de matices, retratos y sugerencias de todo tipo. Un buen 'pringado' en escena para aligerar la carga dramática no viene mal, según cómo se nos presente. Nos convence el de la película, pero más aún, por el relieve que adquiere el personaje poco después.En cuanto a los calificativos de obseso, enfermo o cualquier otra etiqueta que se le quiera colgar a nuestro protagonista, nos parece lo de menos ante la fascinante historia que nos está contando, pero bienvenida sea tu opinión. Un saludo, Raúl

    Me gusta

  3. Vi esta película hace unos días y, para ser honesto, salí del cine tal y como entré.No voy a negar que el planteamiento es bueno. Pero el final no me convenció. Diría incluso que me decepcionó, porque tuve la impresión de que hubo mucho ruido para pocas nueces. Repito que el resto de la película me gustó y no sé qué pensaréis vosotros del desenlace, pero a mí al menos me faltaron cinco minutos.

    Me gusta

  4. Por cierto, aprovecho para recomendar (Para esta sección de "Entre lágrimas") una del señor Eastwood: "Un mundo perfecto"Tengo entendido que es una de sus películas menos conocidas, pero es el film que más me ha hecho llorar en mi hasta-ahora-vida-de-espectador

    Me gusta

  5. Es un tipo de cine muy peculiar y que lleva varios despuntando, Eleazar. Es introspectivo, íntimo, torturado, desgarrado. Cine amargado, podríamos decir, pero que a muchos nos llega hasta el alma. Reconocemos que si no coges de la mano esa sensación, la película no te atrapa, como puede haber sido tu caso.En cualquier caso, seguimos pensando que el final es magnífico. Un gesto ambiguo de Fassbencer: una puerta abierta a ¿qué?. Soberbio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: