Píldoras cinetarias: ‘El Hobbit’, un sueño muy esperado

El tráiler ya casi definitivo, tanto en versión original subtitulada como en castellano, nos ha ayudado, y mucho, a todos aquellos que sentimos que la espera hasta diciembre para el estreno de la primera parte de la adaptación cinematográfica de El Hobbit está mereciendo la pena.
Algunos, suponemos que muchos, recordamos la Navidad de 2003 en que vimos en la gran pantalla El retorno del Rey, la tercera y última adaptación de la obra magna de J.R.R. Tolkien. Con ella terminaba una de las trilogías más esperadas de la historia del cine y éramos conscientes de la suerte que habíamos tenido de haber podido vivir esa época, la de poder disfrutarla en el cine. Además, salíamos con la sensación de que nunca más veríamos algo igual. Como si Peter Jackson hubiera escrito con fuego una nueva Biblia del cine fantástico, una secular forma de entender los efectos especiales, los personajes de otros mundos, las epopeyas, los momentos eternos, las batallas.

Desde entonces, el tiempo solo nos ha dado la razón, y en cada nueva incursión que hacemos en lo fantástico encontramos guiños (o plagios) de la manera de concebir la Tierra Media a la que el cineasta consagró diez años de su vida. Para nosotros, saber que Jackson cogería de nuevo las riendas para adaptar El Hobbit, la precuela de El Señor de los Anillos, ese apresurado cuento de aventuras que es la génesis de la historia del anillo de poder y de Bilbo Bolsón (un Martin Freeman, al que no paramos de seguir la pista en las series The Office y Sherlock), supuso una nueva esperanza. La leímos hace muchos años, afortunadamente en una edición de lujo con ilustraciones variadas, que rescataremos y volveremos a disfrutar unos días antes de acudir a su estreno.

Se trata de una obra con un estilo más infantil y apresurado que la posterior trilogía literaria. Un mundo donde hobbits y enanos son los principales protagonistas, pero donde aparecen algunos de los grandísimos personajes que determinarán el futuro de la Tierra Media, entre ellos Gandalf, Galadriel y el pobre Gollum, con lo mismos actores que los encarnaron. Para nosotros es suficiente. Solo queremos volver a vivir esa sensación de que todo es posible. Solo queremos que esa frase, que leímos hace ya muchos años, con la que se inicia El Hobbit, y por ende, toda la gran historia de El Señor de los Anillos, adquiera las dimensiones de un nuevo sueño cinematográfico, que dure para siempre y que sea igualmente irrepetible: “In a hole in the ground there lived a hobbit” (“En un agujero en el suelo vivía un hobbit”).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: