Visionado: ‘Millennium’, de David Fincher. ‘Un remake impecable con fecha de caducidad’

 

dos estrellas


En más de una ocasión, a través de este blog, nos hemos rendido de admiración hacia el talento prodigioso de David Fincher. Su última incursión en la gran pantalla, Millenium: los hombres que no amaban a las mujeres, viene a confirmar nuestra certeza. Es único creando obras llenas de ritmo y nervio partiendo de un guión eficiente (Steven Zaillian) y de montajes electrizantes. La factura de Millennium es impecable y entretiene, a pesar de que la historia, a estas alturas, resulte demasiado trillada. Además, le incorpora un par de explicaciones argumentales que enriquecen la versión cinematográfica superando a la homónima película sueca. Sin embargo, tras su ‘visionado’, seguimos cuestionándonos la necesidad de emprender esta aventura, llamada remake, a pocos años vista del filme original que dio a conocer al gran público la historia de Stieg Larsson.

Pero volvamos al principio. En Millenium encontramos al mejor Fincher. En primer lugar, su talento para crear imágenes fascinantes, impactantes y laberínticas. Ahí están los fabulosos títulos de crédito, ‘mojados’ en una especie de petróleo, muy cool y sensual (inevitable acordarse de las presentaciones de los filmes de la factoría Bond). En segundo lugar, propone enigmas en pequeños detalles que reparte en secuencias de tránsito (ese viento que suena a mujer torturada…). Y en cierto modo, sigue siendo capaz de devolvernos el reflejo de nuestro Dorian Gray más retorcido, de mostrarnos lo más abyecto del alma humana… Pero no como antes. Ante la oscuridad de una historia como la del bestseller sueco en la que se basa la película (que, por cierto, nunca nos pareció gran cosa) parece perder audacia y, sobre todo, la negrura de un material realmente obsceno e inquietante.

No podemos creernos que el autor se haya dejado llevar por la melindrosa censura tácita que se apodera de toda producción norteamericana, poderoso es Don Dinero; preferimos pensar en positivo, suponemos que es más bien una cuestión de convicción y de estética y, en ese sentido, apreciamos la intención de darle otro aire a la película. Pero en su esfuerzo echamos de menos la narración amargada y obsesiva que logró en Zodiac (2007) o el impacto brutal que supuso para nosotros Seven (1995).

Tampoco existe una química muy formulada entre los dos protagonistas, aunque destacan en sus interpretaciones. Quizás a la bella Rooney Mara (Lisbeth Salander), quien está fantástica en su personaje, le falte la garra agresiva y tatuada de dolor de Noomi Rapace. Daniel Craig (Mikael Blomkvist) supera al sueco Michael Nysquyt en gallardía pasiva y en carisma, pero tampoco encuentra en esta película su interpretación más sobresaliente. En cuanto a los personajes en sí, Blomkvist se nos presenta más sentimental y heróico, menos cotidiano y mujeriego y Lisbeth Salander, más expresiva gestualmente, pero más desvalida y menos decidida que su alter ego en la versión de la productora sueca, Yellow Bird. Y para muchos es un craso error que pasa factura a la película porque la “inexpugnable” coraza exterior del personaje es el principal atractivo de la historia.

En el Millennium de Fincher el misterio adquiere menor relieve; su resolución llega a parecer, en ocasiones, mero trámite y las habilidades de Salander, menos explicadas, una especie de don sobrevenido, como por ciencia infusa. La película de Fincher cuenta con un final más despiadado, pero como la sueca, también pierde fuelle tras el desenlace, con el largo epílogo donde la belleza punk de Salander se torna en pija para hacer justicia poética en los paraísos fiscales.
Las comparaciones son odiosas, de acuerdo, pero la referencia es inevitable. A lo mejor ha sido una cuestión de empacho, pero lo cierto, es que Millenium sigue sin despertar nuestro entusiasmo. Ni siquiera, cuando la historia se cruza en el camino de un visionario contemporáneo llamado David Fincher. Quizás el tiempo acabe dándole la razón.
Os dejamos con un trailer en versión original subtitulado, aunque en la web se pueden encontrar los alucinantes títulos de crédito de la película. Está en vuestra mano satisfacer vuestra curiosidad o dejar que os embriaguen justo antes de comenzar la aventura. Sería lo suyo…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: