Píldoras cinetarias: ¿Soñó Beethoven con el cine en el ‘allegretto’?

En 1811 el compositor alemán Ludwig van Beethoven no se encontraba en su mejor momento de salud. Ya sabemos que eso nunca fue impedimiento para los grandes músicos de la historia a la hora de sacar a la luz las mejores evocaciones multiinstrumentales de nuestra era moderna, y este caso no fue una excepción. En la ciudad (hoy checa) de Teplice, Beethoven fraguó su Séptima Sinfonía, para muchos expertos la mejor de toda su carrera, y probablemente de las mejores del mundo.

De ella queremos destacar su Segundo Movimiento, el allegretto, una melodía escalofriante, en tempos diferentes, y de tal magnitud en interpretaciones, versatilidad y usos, que su utilización en el cine nos ha hecho preguntarnos si acaso el alemán pensó o soñó alguna vez en el arte en movimiento que surgiría más de 70 años después de su muerte. Probablemente no, claro. Pero no podemos por menos que permitirnos tal pensamiento cuando la hemos identificado en películas tan sobrecogedoras como diferentes, siempre superponiéndose a la escena, comiéndose la imagen, dejándonos sentir algo revulsivo, terrorífico o conmovedor, por encima de lo que vemos.
En el último año, la melodía del allegretto reinó como su protagonista, Colin Firth, en la oscarizada El discurso del rey (2010), con toda su intensidad, ayudando al monarca, junto con Geoffrey Rush, a superar su tartamudez en una de las locuciones más famosas de la historia, justo antes de la Primera Guerra Mundial:

Beethoven también fue el encargado de ofrecernos el tierno final/principio (la película está contada al revés) de la cruel Irreversible (2002). La inclusión de este Segundo Movimiento fue de las primeras decisiones que tomó su director, Gaspar Noé. Podéis visionar y escuchar de nuevo la melodía encajada en la última secuencia de la película en este enlace.

Por supuesto, esta pieza también aparece en el biopic sobre el compositor alemán que Bernard Rose alumbró en 1994. A continuación la composición original sobre el semblante de la encarnación que hizo Gary Oldman del maestro de maestros:

Y retrociendo en el tiempo, la encontramos nada menos que en 1934 cuando, en una de las primeras adaptaciones cinematográficas de la obra de Edgar Allan Poe, Edgar G. Ulmer rodó The Black Cat (traducida en España como Satanás). En este caso, escuchar el allegretto en blanco y negro te pone los pelos de punta:

Ahora, si queréis, poneos como tarea escuchar toda la Séptima en su globalidad, y jugad a encontrar entre su estructura la banda sonora de otras muchas escenas míticas del cine. Seguro que alguna sorpresa encontraréis, aunque Beethoven nunca soñara en fotogramas.

Anuncios

4 comentarios

  1. "Para muchos expertos la mejor de su carrera". Ejem… 😉

    Me gusta

  2. Eso sí, me gusta mucho la idea de hacer un seguimiento histórico de una determinada pieza en el cine. O quizás, de un compositor.

    Me gusta

  3. Raúl, sentimos comunicarte que pueda que no entendamos ninguno de tus dos comentarios. ¿Con el primero podemos entender que acaso piensas que otra Sinfonía le da mil vueltas? Probablemente, pero nuestras fuentes nos dicen lo contrario. En cuanto al segundo comentario, por el "eso sí", entedemos que nos absuelves y nos animas. Ratifícanos tal extremo, y de cualquier forma, gracias por tus comentarios. Un saludo

    Me gusta

  4. A ver, a ver, esas fuentes, que se manifiesten. Aun con otro compositor, no sé, con Mozart, la cosa está más difícil: que si la 39, que si la 40, que si la 41. Lo mismo que pasaría con Beethoven si hubiera que elegir entre la Quinta, la Sexta y la Séptima: mal asunto. Pero es que escoger la mejor sinfonía de Beethoven es como preguntarle a mis padres cuál de sus hijos ha salido tarado: la respuesta la ponen a güebo. En lo musical, en lo simbólico y en lo histórico, la Novena de Beethoven sin duda; y en lo conductual, emocional y espiritual, el que aquí firma. Pero vamos, más allá de ese pequeño detalle sinfónico sin importancia, me gusta la idea de coger una pieza musical y presentar las películas que han hecho uso de ella: puede dar una perspectiva muy interesante. Propongo para futuras ediciones la Czardas de Monti, que tan bien se imbrica en el argumento de Unfaithfully Yours (ah, Natassja Kinski, suspiro, suspiro) y que seguro que la han usado en películas a punta pala.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: