Visionado: ‘Melancolía’, de Lars Von Trier. ‘Estampida de depresión y languidez’

dos estrellas


Mejor Película en los Premios del Cine Europeo. No esperábamos que el visionario y maldito Lars Von Trier nos contara una boda al estilo griego y nos vistiera el apocalipsis de alegres fanfarrias. Fanáticos de su desconcertante trayectoria de trilogías, su argumento ya deslumbraba por ambicioso, y permitido por ser quien es. Pero desde luego la depresión en la que está sumido cada fotograma de su última historia nos ha sorprendido por su superficialidad y su falta de justificación. Si fuera otro, lo mismo nos daría. Pero el danés siempre ha sabido de lo que habla cuando rueda la tristeza y la desesperación como en Rompiendo las olas. No ha tenido problemas en exagerar como nadie, que le aplaudiéramos por ello y hacernos ver el límite psicólogico de los desamparados y traicionados, como en Dogville, Bailar en la oscuridad o Anticristo
Algo de una nueva languidez hasta ahora desconocida en el lenguaje de Von Trier se vislumbra cuando un planeta que se acerca a La Tierra peligrosamente se llama Melancolía y cuando contagia de su semiótica a una joven Justine (Kirsten Dunst) que tras observarlo, de lejos, entre las estrellas, entra en una bipolaridad desquiciante durante la celebración de su boda en una magnífica mansión, y que se convierte en su entrada hacia una cueva de depresión, locura y omnisapiencia natural, que lo echa todo al traste.
Está claro también que los afanes poéticos del danés, de los que siempre ha querido dotar a su cine, y que siempre nos han gustado en pequeñas secuencias de cámara al hombro y racords intencionados, han recargado pilas vía cosmológica en esta ocasión, con esos cuadros iniciales de armaggedon al natural, de ofelias sobre el agua, bajo los compases del Tristan e Isolda de Wagner, en homenaje a un Igmar Bergman que intimidaba, no que aburría, tal es este caso. Parece también que El árbol de la vida de Terrence Malick va creando escuela y extiende su mano por ese preludio de estampas, pero sin conseguir impresionarnos con la metáfora, como sí lo hizo el cineasta estadounidense.
Debemos afirmar que Kirsten Dunst y Charlotte Gainsbourg están magníficas, en solitario y entrelazadas, y que por ello seguimos admirando la capacidad de Von Trier para extraer como un espeleólogo cruel el tormento innato de sus actrices (hasta el punto de que ninguna de ellas quiera volver a repetir con él). Y es una delicia ver la simpática patología del personaje de John Hurt (nuestro amado Dumbledore y el primer sacrificio del Alien ochentero) con el que Von Trier ya se deleitó en Manderlay, así como un inesperado Kiefer Sutherland como único personaje que parece algo real. 
Estupendo también el trabajo fotográfico del chileno-danés Manuel Alberto Claro, sobre todo en el desenlace, todo un prodigio de expresionismo y de espectacularidad en el plano final  (polémicas hitlerianas de Cannes al margen). Pero todo ello no salva que, pese al prólogo wagneriano, no sepamos cómo hemos llegado hasta ahí, salvo por una profunda tristeza, y algo de ensoñación, que se asoma sin sentido ninguno entre los gestos de Justine, la paranoia de su hermana Claire, y entre el comportamiento frío, lánguido y extraño de cuantos le rodean, que provoca, curiosamente, nuestra estampida. Mientras tanto, Melancolía se acerca, lentamente, y por muy bello que sea, e ilumine nuestro podrido planeta, o incluso aunque al final solo sea un sueño, no nos imaginamos así el fin de todas las cosas. Preferimos que nos pille bailando, alegres, sin antesala de depresiones y apenas sin darnos cuenta.    
Pues aquí va el preludio wagneriano inicial de casi ocho minutos. Muy bello, eso sí. Casi vale por sí mismo, como experimento operístico audiovisual, sin nada después.
Anuncios

2 comentarios

  1. Menudo bluf de peli. Ni estampas ni nada. No vuelvo a ver ninguna de este señor!

    Me gusta

  2. Bueno, nunca se sabe. No hay que retirarse de la admiración a un director por una película. Otra es que le hayas dado ya más de una oportunidad y no haya habido manera, claro. Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: