Visionado: ‘El árbol de la vida’, de Terrence Malick. ‘Más que un simple destello’

 

cuatro estrellas


Puede que Terrence Malick sea un raro. Que se haya hecho a sí mismo, como le dice el personaje de Brad Pitt a su hijo en un momento de El árbol de la vida. Puede que en toda su extrañísima carrera (muchos años, pero únicamente cinco largometrajes) haya llegado a un punto de complejidad creadora y emocional que solo entiende él mismo, y se haya olvidado incluso del público, si es que alguna vez supo que estaba ahí. Como siempre, y al margen de polémicas incomprensibles, para nosotros lo importante es que nos regala lo que queda por debajo de todo eso, la última capa de la corteza, con abundante savia, que se ofrece sin más, para su contemplación, lo que nos sirve para la conmoción y la luz, como en la fábula intimista que este particular cineasta retrató en la magnífica Días del cielo hace más de treinta años.

 
Como entonces, hemos visto así las ramas poderosas y firmes de su historia sobre las relaciones emocionales. Hemos asistido a un enjambre de imágenes líricas en torno a la historia de un matrimonio con tres hijos, donde el padre (duro Brad Pitt) se erige como el autoritario y déspota señor, y su esposa (Jessica Chastain, muy de moda) como su némesis, la diosa cándida, dulce, aplacable y tierna. Envueltos en este manto familiar, hemos contemplado la creación del universo, el nacimiento de las vidas, las infancias, las llamadas a un dios sordo ante la terrible pérdida de un ser querido, la aceptación del fracaso, el derrumbamiento de la fe, y por último el más allá, de la mano de la madurez de uno de los hijos (breve Sean Penn).
 
Puede que sobren hojas para ramas tan bellas, que algo de cosmología y universo esté de más, y que algún momento provoque una estupefacción incómoda e incluso roce el ridículo (como alguna jurásica escena y sus prolongados ahogos en los primeros planos). Puede que Malick no consiga engañarnos del todo sumergiendo sus caleidoscópicas estampas en piezas musicales como Les barricades mystérieuses de Couperin o el Die Moldau de Smetana, que hacen casi todo el trabajo por él. Puede. Pero hemos visto por debajo de ello. Hemos sentido amor, dolor y compasión columpiándonos en esos planos subidos a un balancín, mostrándonos escenas infantiles tan naturales que rozan lo documental, lo vídeo-casero, lo introspectivo, lo mejor de la película.
 
Puede que El árbol de la vida no sea una película de interpretaciones al uso. Puede que Malick no deje en muchas ocasiones que veamos el gesto completo, la desembocadura final del llanto, el odio y la rabia, sino que más bien robe la mueca a sus actores cuando menos se lo esperan, que les engañe con experimentos de documentalista. Pero nos hemos percatado de que es así como vemos la vida la mayor parte del tiempo, con caras que se dan la vuelta, que desvían la mirada, que tapan el dolor de ser humanos.
 
Puede que este árbol sea de raíces tan poderosas como indescifrables, por su filosofía escondida o encriptada. Puede que los mensajes que enlazan simbólicamente nuestras vidas y emociones con los cuatro elementos de la Tierra no sirvan para salvar su extenso y difícil contenido. Puede que la poesía en el cine aún tenga mucho camino por delante para convencer al público. Pero no sabemos dónde pone que el cine debe ser prosa, que los versos son monopolio de la literatura o de la música. Ni hasta qué punto hacen falta las palabras para sentir que somos algo más que un simple destello, cuando nacemos, vivimos, amamos, sufrimos y morimos.
 
Como el tráiler ya lo incluimos en su momento, os dejamos volar con la música que Malick pone a los primeros años de infancia: el asombroso Die Moldau del compositor checho Bedrich Smetana.
Anuncios

Una respuesta

  1. Una pelícla inolvidable!! Esencial y trascental más allá de cualquier imperfección. Un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: