Visionado: ‘La deuda’, de John Madden. ‘Maestría entre géneros’

cuatro estrellas


Siempre es un lujo asistir a una recia y bien construida película de espías. El contexto de los servicios de inteligencia existentes en el mundo como marco de historias de amor, venganza, traiciones y lealtades, ha sido siempre en el séptimo arte un ambiguo híbrido entre el thriller y el cine negro que levanta masivas pasiones. Espectadores ávidos por conocer un mundo opaco, misterioso, desconocido para la mayoría, en un ejercicio de desclasificación de documentos por vía de la gran pantalla. Sin embargo, el riesgo de afrontar estas historias con rigor y pulso es más que evidente, y por eso La deuda es tan buena, porque viste de etiqueta, y porque además incorpora otros ingredientes que la han colocado entre las mejores de su género, al lado de las soberbias La conversación, La vida de los otros, Marathon Man, El americano impasible, Donnie Brasco, 39 escalones, Cortina rasgada o las más arriesgadas de la saga James Bond, por nombrar nuestras favoritas.
Pero esta maestría entre géneros dirigida por John Madden (el creador de la luminosa Shakespeare in love) además juega en el terreno del Mossad, una de las agencias de inteligencia de Israel, sin duda la más mediática por sus nebulosas operaciones y encumbrada a su pesar tras la epopeya que Steven Spielberg le dedicó en la grandiosa Munich. En esta ocasión, la ficción nos presenta a un trío de espías, una mujer y dos hombres, interpretados por dos actores cada uno (en el pasado y en el presente) que regresan del Berlín oriental en plena Guerra Fría tras haber cumplido con una misión: acabar con uno de los criminales nazis más codiciados por los judíos, el ficticio “Cirujano de Birkenau”, reencarnación en celuloide del tristemente real Josef Mengele, el “Ángel de la Muerte”. 
Esa hazaña es narrada en la Tel Aviv actual, y pasados más de treinta años, por la orgullosa hija de la componente femenina del trío (Hellen Mirren / Jessica Chastain). Ésta última asiste con gesto esquivo a la presentación del libro de su retoña sobre tan heroicos hechos, para posteriormente reencontrarse con su ex marido (Tom Wilkinson / Marton Csokas) el segundo componente del triángulo espía, quien le narra el extraño y triste destino del tercero en liza (Ciarán Hinds / Sam Whorthington) y le entrega  una carta que transforma sin remedio un pacto secreto entre ellos, una deuda con el pasado, un peso moral que no todo el mundo es capaz de soportar.
Y aquí entramos en la máquina del tiempo, en una elegante y casi natural espiral de saltos en la narración donde comienzan a tejerse secuencias perfectas: la presentación de los personajes tres décadas antes, la preparación y ejecución del operativo para capturar al médico nazi, y la decisión final que les unirá para siempre. En ese conducto descubriremos unas soberbias interpretaciones (contra la media, casi que nos quedamos con las de los actores jóvenes), eternas y amargas esperas, giros sorprendentes, y composiciones tan químicas, tensas y frías entre el trío protagonista, que te queman la retina. A la sazón, reina en esta película la magnífica secuencia del descubrimiento de la mentira sobre la que se sustenta la vida de sus protagonistas, una de las mejores revelaciones cinematográficas que hemos visto en mucho tiempo.
La deuda es un remake del film israelí Ho-hav de 2007. Es indudablemente anglosajona y no sabemos si debido a ello o a pesar de ello, tiene alguna que otra pifia, como los dudosos parecidos físicos entre los actores jóvenes y los mayores, que restan algo de realismo, o como el muy cuestionable y a nuestro entender inverosímil final, que vamos a disculpar porque nos lo pide su perfecto trasfondo pasional, su estructura profesionalmente manufacturada y su inyección, en el último momento, de un mensaje redencionista que nos permite perdonar el engaño. Como inexpertos espías a nuestra manera, asomando el ojo a la mirilla de vidas de otros, siempre nos gusta que nos digan que la verdad nos hará libres. Aunque eso no sea del todo verdad.
Anuncios

3 comentarios

  1. Es uno de los mejores thrilers de la última década, Y seguro que no se lo reconoce a la larga…

    Me gusta

  2. Muy buena peli, coincido en los actores. Jessica Chastin esta perfecta

    Me gusta

  3. Confiemos en que pueda hacerse hueco en algún palmarés. Pero en caso contrario, tampoco le restaremos ningún mérito; será igual de buena, Marta. Chastain está de moda. Tiene un corte clásico, frágil y expresivo que se come la pantalla. La vamos a ver mucho en el futuro…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: