Visionado: ‘Midnight in Paris’, de Woody Allen. ‘Cómo tropezarse con uno mismo en época dorada’

cinco estrellas


Es medianoche. Es París. Todo es posible. En la última de Woody Allen, cualquier rincón del Barrio Latino esconde una puerta abierta a todo tipo de ensoñaciones. Incluso te puede llevar, a la vuelta de una curva, a los locos años 20 donde uno puede tomarse unas copas con inmortales de la literatura y de la pintura e incluso conquistar a una “groupie elevada a la categoría del arte” (Marion Cotillard). Esta es la aventura que vive en la Ciudad de la Luz, avanzadas las sombras, el protagonista de Midnight in Paris (Owen Wilson) y es la arriesgada apuesta del genial director neoyorquino quien nos demuestra, una vez más, que en el cine no hay anécdota fantástica (La Rosa Púrpura de El Cairo, Alice) sobre la que no se pueda llegar a construir una película deliciosa con todo tipo de lecturas sobre las emociones humanas.
El filme nos presenta a un guionista de Hollywood (Owen Wilson) y a su prometida (Rachel McAdams) en París. Él es un enamorado de la ciudad, un novelista temporalmente frustrado, y ella, una buena chica pija que se deja deslumbrar por la Place Vendôme y los pedantes con más imaginación que ciencia (Michael Sheen). París despertará los viejos sueños de bohemia y literatura de nuestro protagonista, mientras su prometida hará todo lo posible por divertirse, por su cuenta, en la metrópoli.
Desde el minuto cero, la película nos cautiva. Y es que Allen abre Midnight in Paris con una bellísima tarjeta de presentación, repleta de estampas de la Ciudad de la Luz que se suceden a ritmo de jazz. Se trata de una visita de lujo a bordo de la subjetividad del cineasta fascinado, cual turista primerizo, de la ciudad. Como momento cumbre de la comedia, recomendamos encarecidamente prestar atención a las conversaciones que el protagonista mantiene con vanguardistas de la talla de Dalí (Adrien Brody) y de un Buñuel, obstinado como buen aragonés, que no termina de verle la ‘salida’ a su obra maestra, El ángel exterminador.
Por lo demás, decir que Owen Wilson es todo un descubrimiento en la piel del alter ego de Allen, retirado una vez más del rol protagonista. Es todo un talento que, como su personaje, reivindica su propia personalidad actoral en el universo del cineasta. La ternura de su mirada, la inocencia con la que se entrega a sus pasiones, el gesto de sorna con el que acepta los engaños, los propios y los ajenos, nos componen un inolvidable mosaico interpretativo. Y qué decir de la Cotillard; desde los tiempos dorados de Hollywood, pocas veces hemos podido disfrutar de una intérprete con un carisma y un glamour que desbordan la gran pantalla.
A base de contrastes ingeniosos y con secuencias como para quitarse el sombrero, el cineasta nos invita a hacer patria de nuestra personalidad y de nuestro presente, y nos deja abandonarnos a la nostalgia con alegría, para huir de alguna que otra frustración, como si echáramos una canita al aire, pero en la época en la que siempre hemos querido perder la cabeza. Al fin y al cabo, ya lo dijo el propio Allen en algún momento de su filmografía: “Odio la realidad, pero es el único lugar donde se puede comer un buen filete”.

Un paseo encantador por la última de Allen con mucho misterio

Y a continuación, una secuencia que desborda vida y arte.

Anuncios

4 comentarios

  1. Tengo que verla, tengo que verla, tengo que verla

    Me gusta

  2. Tienes que verla, tienes que verla, tienes que verla… y luego nos cuentas. Un saludo!

    Me gusta

  3. Una historia dulce y bonita. Amo a Kathy Bates y, al igual que todos los demás actores, no decepciona. Muy curioso el personaje de Hemingway y muy tiernos – a mi parecer – Francis Scott y Zelda Fitzgerald.

    Me gusta

  4. Está tratada con tal detallismo y elegancia que todos sus personajes brillan parisinos y eternos. De las mejores películas de Woody Allen sin duda.Totalmente de acuerdo con esa ternura de pareja, Eleazar.Gracias por tu comentario.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: