Visionado: ‘Los chicos están bien’, de Lisa Cholodenko. ‘Cuando la comedia sofisticada dio una voltereta argumental’

tres estrellas


En otros tiempos, la comedia sofisticada se hacía cine en obras maestras de Cukor como La costilla de Adán o de Ernst Lubistch, Lo que piensan las mujeres. La ‘guerra de sexos’, en buena parte de los casos, servía de argumento y trampolín para deliciosas historias donde el ingenio de los personajes, traducido a unos diálogos sobresalientes, estaba al servicio de grandes intérpretes.
Salvando las enormes distancias con aquellas obras maestras, Los chicos están bien es una película heredera de aquel espíritu, con maneras de cine independiente, y que retoma, de algún modo, la guerra de sexos. Y lo hace de manera calmada, elegante, sin tiras ni aflojas brillantes, como los de antaño, pero sí con un punto de partida original, en auténtico estado de gracia. Casi al inicio de la película, la historia da unas sorprendentes volteretas argumentales, repletas de ironía inteligente, que se agradecen.
Lisa Cholodenko, realizadora de la película, nos presenta a una familia aparentemente bien avenida y encarnada en una pareja de lesbianas (Annete Benning y Julian Moore) y en sus vástagos, dos jóvenes (Mia Wasikowska y Josh Hutcherson) en edad de farfullar preguntas existenciales. La Caja de Pandora que va a destapar las ‘miserias edulcoradas’ del núcleo familiar la abren los hijos en el momento en el que se plantean conocer a su ‘donante de esperma’, es decir, a su padre biológico, Paul (Mark Ruffalo). El progenitor resulta ser un tipo cool, un neo-hippy californiano con un negocio ecológico que va sobre ruedas y quien sazonará la vida marital de la pareja protagonista dejando a la intemperie los daños colaterales que provoca la monotonía. Ese difícil, pero inevitable ‘despropósito’ que supone compartir día tras día la existencia junto a la persona amada.
La película ofrece algún que otro diálogo afortunado, con nutrido doble sentido, alguna que otra escena divertidísima y con tensión de enredo argumental… Pero en especial y, sobre todo, nos regala sobresalientes interpretaciones de la práctica totalidad de los actores. Es preferible disfrutar esta película en versión original para paladear con gusto el trabajo de una soberbia Annette Bening y de la bella e inesperadamente frágil Julian Moore.
Por cierto, pocas veces un tráiler ha estado más alejado de la película que pretende presentar como el que distribuyeron en España. Es un montaje disuasorio que da una imagen de ‘película cool a la californiana’ que poco tiene que ver con la realidad cinematográfica. De ahí que os dejemos con una de las escenas más irónicas y divertidas de la película, fruto de un enredo afortunado.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: