Homenajes: Christian Bale. ‘Genio y furia’

 
Ganador del Oscar al Mejor Actor de Reparto 2011. Todavía le recordamos zarandeando una pipa con la boca, de manera entre indolente y asustada, en aquella deliciosa película donde la II Guerra Mundial amanecía en Shangay. Allí, en El Imperio del Sol (1987) nos cautivó su energía interpretativa, desbordante, desconcertante a pesar de su temprana edad… Descubrimos entonces que cualquier pensamiento, fantástico, adulto o contemporáneo, era posible en la mente de aquel niño, concebido por Spielberg y con dotes para la supervivencia en los campos de concentración. Al otro lado de la pantalla, Bale junior tenía 13 años y los arrestos suficientes como para dejar de ser un alumno aplicado de secundaria y convertirse en el principal recurso económico de una familia curiosa, más ‘desenfocada’ que desestructurada.
 
Más allá de las cámaras y del Canal de la Mancha, nosotros, tan pueriles como él, pero en la piel pasiva y acogedora del espectador, soñamos con la hipnótica mirada hundida del galés. Y nos prometimos no perderle de vista.
 
Tendrían que pasar unos años antes de que nos volviera a impactar como actor. Se sucedieron hasta entonces un buen número de producciones, de mayor o menor empaque y que vinieron, por ejemplo, de la mano de Keneth Branagh y su Enrique V (1989); o del pirata Billy Bones, con la máscara de Oliver Reed en la cara, y el mapa de La isla del Tesoro (Fraser C. Heston, 1990) bajo el brazo… En la fabulosa y casi desconocida Velvet Goldmine (Todd Haynes, 1989) fue un periodista gay en busca de la solución a un misterio melómano y mitómano. En ella dejó ver también su entrega, el buen oficio que había detrás de sus interpretaciones. Y en American Psycho (Mary Harron, 2000) eclosionó el genio que llevaba dentro: en ella se evidenció el actor intenso que ama su profesión por encima de todas las cosas y de todos los prejuicios de miras cortas. Interpretar al yuppie, asesino en serie, Patrick Bateman, planeó como una amenaza sobre su carrera. Muchos fueron los que le advirtieron del riesgo que suponía aceptar el papel. Pero aquel desafío fue el mejor escaparate para exhibir su talento. Después de aquello fue presa del insomnio y su poderosa mirada se le quedó perdida entre alucinaciones atormentadoras. En El Maquinista (Brad Anderson, 2004), Christian Bale adelgazó 30 kilos a base de eliminar grasas y atiborrarse de relatos de Edgar Allan Poe con los que esquivó, también en la vida real, el sueño. Y si ‘la verdad es el ser’, el actor galés se subió al carro de esta consigna filosófica que en el cine tuvo a De Niro como al mejor de sus profetas. Y mientras aquel se quedó en los huesos para interpretar al obrero Trevor Reznik, en aras de la verosimilitud, el gran Bobby, multiplicó sus dimensiones hasta alcanzar las del campeón pugilístico Jake La Motta en Toro Salvaje. Fueron sacrificios humanos para aderezar interpretaciones inolvidables. Más tarde, llegaría el hombre murciélago y Bale se pondría su manto para demostrarle al mundo que su Batman sería el definitivo: el más amargado, el más solitario, el más esforzado… El que de verdad devolvía a la vida al héroe de cómic, más allá de las buenas hechuras del actor de turno.
 
No deja de sorprendernos que el reconocimiento a nivel planetario, es decir, el Oscar, se lo hayan concedido por un personaje fascinante, pero en exceso complaciente; demasiado entrañable, a pesar de la desdeñosa realidad en la que se inspira. Bale es Dickie Eklund en The Fighter (David O. Russell, 2010) es un boxeador venido a menos, parlanchín y carismático. Un adicto al crack con cierto complejo de Edipo y torpeza para permanecer en el ‘lado oscuro’. De su maravillosa interpretación, hay que destacar el minuto de gloria de Dickie frente a las cámaras de televisión, momento en el que declara su amor a los paraísos artificiales que redimen los fracasos.
 
Hay mucho de leyenda negra, de esas que construyen mitos, en torno al mal carácter del galés. Seguramente es como nos lo venden, un rato impertinente, un borde con su familia más ingrata o un sublime maleducado con los compañeros de trabajo. Sin embargo, y a pesar de la caza de brujas mediática en la que se ha visto preso en varias ocasiones, nos parece una solemne estupidez quitarle mérito por su condición de ser humano. No importan sus luces, mucho menos sus sombras. Del Bale de carne y hueso nos intriga mucho más su pasión obsesiva por su trabajo. Dice que en los momentos de flaqueza vocacional, sólo piensa en una cosa: recuerda a Jimmy Hendrix, enajenado, rasgando con sangre, genio y furia las cuerdas de su guitarra eléctrica. Le da fuerzas para continuar cuando se cruza en su camino una mala racha.
 
Anuncios

4 comentarios

  1. uhhhhh, se me había pasado este homenaje vuestro tan intenso… Homenajes a este señor y yo sin enterarme. Deberíais haberle puesto alertas o algo. Os linko a una página de fans,¿vale?

    Me gusta

  2. Muchas gracias por el comentario y por multiplicarnos en la web. Mr. Bale es una debilidad largamente incubada. Por favor, no nos dejes con la intriga, ¿cuál es la página?

    Me gusta

  3. Aquí la teneis, para el disfrute general de unas cuantas (y unos cuantos). http://christian-bale.org/

    Me gusta

  4. Muchísimas gracias, Marta, no sabes el regalazo que nos has hecho!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: