Visionado: ‘Cisne negro’, de Darren Aronofsky. ‘Ese oscuro baile hacia el abismo’

 

cinco estrellas


Si nos sentamos delante de la gran pantalla y a los cinco minutos sentimos tal inquietud, desasosiego y asfixia que solo queremos despertar de lo que sin duda es una pesadilla donde El lago de los cisnes no deja de parecer una sintonía maléfica, que no nos digan que eso es malo. Aletargados de lo cotidiano, dormidos de realidad, cansados de lo lineal y sencillo, que aparezca Darren Aronofsky abriendo una caja de música con Natalie Portman dando vueltas sobre sí misma en una de las mejores transformaciones del séptimo arte, es para rendirse de admiración. Lo más increíble es que Cisne negro es todo eso con una historia de lo más simple: Nina Sayers, una introvertida y fragilísima bailarina de Nueva York, consigue el papel de su vida en la representación de la legenderia pieza de Chaikovski, momento a partir del cual comienza su viraje hacia una enfermiza obsesión y destrucción.

De nuevo el mito del doppelgänger, del desdoblamiento al cuadrado, del bien y del mal, lleva a Aronofsky a pegar su cámara palpitante a la Portman, a ratos en su nuca, como un fantasma enquistado, y a ratos en su gesto contenido, luchador y enfermizo. Crea así una inquietud que no cesa, acompañada de los pianos, violines y arrebatos musicales de Clint Mansell, de efectos sonoros de aleteos de pájaro, de giros de puntillas por el camino brutal de Nina hacia el lado oscuro, hacia el abismo, hacia su cisne negro, hacia su metamorfosis final. El salvaje descenso de la protagonista termina siendo su ascenso a la genialidad, a la perfección y a su propio apocalipsis personal. El cineasta la ayuda con sus planos temblorosos, esquinados, nebulosos, y con un juego de espejos con vida propia, de tomas terroríficas que recorren al final el propio sendero sin retorno de la esquizofrenia paranoide.
Casi que no hace falta decirlo, después de tanto elogio y un merecido Oscar, pero indescriptible lo que le ha salido a Natalie Portman. Su encarnación de la frígida y a ratos fantasmagórica Nina ha sido indiscutiblemente su revolución personal. No hablamos ya de premios, sino de que lo que ha demostrado esta chica como protagonista absoluta e intensa de este ballet de autodestrucción. Aronofsky ha sabido igualmente sacarle todo ese ruido y furia, acompasada por sus  excelentes compañeros de reparto (demoniaco y arrebatador Vincent Cassel – chisposa y morbosa Mila Kunis), que han podido alcanzar con toda dignidad la altura replicante de su papel. Parándonos a pensarlo no hay actores mediocres con el director de Pi y Réquiem por un sueño. Nos les deja. Les asusta y tambalea hasta que viven y repiran como él quiere.
Con tal barroquismo de ingredientes, la catarsis final, que no destriparemos, podría haber sido todo un ejercicio entre la masturbación mitológica y la ida de olla conforme vemos que avanza el metraje, pero sucumbe sin embargo a la sensibilidad poética de una forma de entender la búsqueda de la perfección, aliñada con el miedo y la desesperación. Un final de pesadilla de anochecer pálido, de matrícula. Nos estimulan y alegran, por tanto, las escuelas que han ido creando cineastas como éste. Fieles a sí mismos, dándose concesiones truculentas sin permiso de terceros y sinceros con su forma de entender el infierno que hay en cada uno de nosotros.
A continuación, una escena del oscuro baile del cisne negro, y después, el tráiler de promoción.
Anuncios

Una respuesta

  1. Ya sé que es un poco raro comentar un mes después de publicado, pero es que la película la he visto hoy. En fin, como veo que ha encandilado por aquí, me voy a limitar en la adjetivación para no herir sensibilidades. Lo dejaré en "moderadamente pretenciosa" y en que "la historia no funciona bien". Se salvan, según mi opinión, la música (me ha gustado mucho siempre este ballet) y por supuesto la escena lésbica, que ha pasado a ocupar un lugar destacado en mi ránking de 'soft lesbian porn'. Encomendarle esa escena a dos de las actrices más monas del momento ha sido, en mi opinión, un grandísimo acierto que miles de adolescentes agradecerán en los años venideros.Acabo de leer (casualidades de la vida) que la doble de Natalie Portman está chamuscada y le quita importancia a su Oscar: parece ser que la campaña promocional le añadió a Portman méritos (de baile) que realmente no le corresponden. Echa uno de menos aquí a Katharine Hepburn, que para el papel de Clara Wieck aprendió una técnica pianística aceptable en una época que no había ordenador que te hiciera el trabajo sucio.Por último, en términos de verosimilitud, acepto que Nina esté mal de la olla, vea visiones, y todo eso. Acepto incluso que el personaje de Mila Kunis sea una vivalavirgen en una profesión que requiere una férrea disciplina. En fin, aun aceptando eso, lo que sí que no me creo es que la prima donna se meta un galletón delante del público en plena función, y al final estén todos tan contentos con cómo ha quedado el ballet: entre gente tan perfeccionista (que, no lo olvidemos, llegan a los niveles a los que llegan a causa de ese perfeccionismo), semejante leche, cayendo de boca en el escenario, sencillamente habría representado un fracaso de la función entera. O, citando a Andrés Iniesta: "Yo hay días que salgo y la gente te dice: felicidades, ¡qué bien habéis jugado! Pero yo he fallado dos pases y sólo tienes esos dos pases. Esa responsabilidad de no fallar nunca… Y por eso, cuando todo el mundo se cree que lo has hecho muy bien, tú te vas a casa con las dos mierdas de pases. Y deben preguntarse, ¿a este qué le pasa?"

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: