Visionado: ‘El discurso del Rey’, de Tom Hopper. ‘Tartamudos de empatía’

 

cinco estrellas


¿Cómo se consigue que un ciudadano de lo más normal sufra y viva como propio el enorme tormento de un monarca británico retraído y tartamudo? Preguntad a Tom Hooper, genio de los rayos catódicos de la Gran Bretaña, que ha sacado a la palestra esta excepcional tragicomedia sobre el difícil y traumático ascenso al trono, en los turbulentos años que precedieron a la II Guerra Mundial, del rey George VI de Inglaterra. O directamente acercaos a visionar El discurso del Rey, espléndido retrato de un hombre acomplejado pero valiente, y de su tesón por superar sus miedos y coger la medida del camino que le marcaba la Historia.
 
Añadid además a la soberbia interpretación de Colin Firth dando vida al monarca tartaja, la presencia deslumbradora del señorial monstruo de la tablas británicas Geoffrey Rush, como su antiprofesional terapeuta en trastornos del habla, y la de la camaleónica Helena Bonham Carter. La X quedará además totalmente despejada si agregamos una intimísima dirección, un guión fresco, rápido, lleno de humor inteligente, ironías y críticas sublimes a los anacronismos de los sistemas monárquicos.
 
Comprenderéis que el resultado no puede ser otro que el de uno de los mejores retratos de la monarquía que se han hecho en el séptimo arte, que se columpia sin complejos por encima de la magnánima Hellen Mirren en The Queen. Así que no nos cortamos en afirmar que tales combinaciones hacen que esta película tenga vocación de ganadora, se quede donde se quede finalmente. Porque tiene voz y se pronuncia, como el propio protagonista grita furioso en una de las mejores secuencias del film.
 
No queremos hacer boicot a los estupendos actores de doblaje que tiene nuestro país, pero tenemos la obligación de ordenaros (sí, por imposición) que la veáis en versión original subtitulada. El duelo interpretativo entre los sires Firth y Rush, el constante tartamudeo de Su Majestad, y los numerosos juegos de palabras, diálogos brillantes y guiños al humor inglés, pasarán inadvertidos de otra manera. Es el último ingrediente necesario para comprender nuestra empatía, como plebeyos, con esta solemne y regia historia de superación personal.
Anuncios

2 comentarios

  1. Iré a verla aunque no sea ciencia-ficcion… todo el mundo no se puede equivocar.

    Me gusta

  2. La verdad es que lo de esta película está siendo un auténtico boca a boca. Da mucho más de lo que promete.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El reino del exceso

Pantanoso website de arte, literatura, cómics, cine y algo de porno. En las ondas en Radio en Exceso.

todocinemaniacos

Blog dedicado al Séptimo Arte

El Tío del Mazo

Un blog de amigos y para amigos del ciclismo

Actualidad Cine

Críticas de películas y estrenos de cine

Extracine

El mundo del cine en un blog

A %d blogueros les gusta esto: